Maniobras políticas y alertas desoídas en la toma de terrenos

0
102

26 DE Mayo 2020 El gobernador Sáenz apuntó contra “dirigentes y punteros” por las ocupaciones ilegales.  A través de grupos de WhatsApp se orquestaron las avanzadas ilegales sobre tierras.

El asentamiento en un espacio verde de Parque La Vega está vallado y punteros controlan quien entra y sale del lugar. Javier Corbalán

La Fiscalía y la Policía de Salta avanzan en la investigación para determinar los sectores que orquestaron la ola- o intentos- de tomas de terrenos en el sur y este de la capital salteña en los últimos días. El gobernador Gustavo Sáenz apuntó, sin especificar, a un sector político, al que incluso acusó de fomentar las usurpaciones a cambio de dinero con el objetivo de «desestabilizar».

El Tribuno accedió a informes reservados de diferentes fuentes que confirman que hay una maniobra orquestada; no obstante, algunas fuentes advirtieron que el Gobierno provincial ya vislumbraba esta situación. Los mismos vecinos, incluso, se quejaron por la poca acción de los policías en un predio en la ruta 21 y en la ampliación de Parque La Vega. Remarcan que no los escucharon. Otra fue la situación en los barrios Justicia, Solidaridad y Sanidad. En los últimos dos, la Policía evitó nuevos asentamientos ilegales la noche del domingo en terrenos privados. En Justicia, en tanto, lograron que los usurpadores se fueran del terreno.

En la investigación ya se analizan chats de WhatsApp de algunas personas que promovieron desde la semana pasada las tomas. Anoche señalaron que avanzan en las conexiones políticas y que se irá a fondo ante la Justicia. Hay sospechas sobre referentes kirchneristas y de la izquierda.

En los mensajes se puede ver cómo algunas personas convocaban a los integrantes del grupo «Terrenos» a sumar a familiares y vecinos para invadir propiedades fiscales y privadas. Hablan de elegir delegados, marcan lugares y ponen una hora determinada para actuar.

Es cierto que hubo una ola de usurpaciones desde el miércoles, pero es un problema de arrastre con números más que alarmantes para lo que va del año. El Ministerio de Seguridad informó que se registraron 38 tomas ilegales de terrenos en toda la provincia, la mayoría en Tartagal. Hay una dura realidad: el déficit de viviendas asciende a 72 mil. Este planteo justamente cobró un fuerte peso el martes pasado en la sesión de Diputados. Fue el preludio de una semana agitada por las tomas ilegales en la capital salteña.

Fuentes cercanas a un dueño de un predio usurpado en la ruta 21 afirmó que se advirtió que el problema se iba a desmadrar. En ese caso, primero llegó una docena de personas y ahora allí están asentadas alrededor de cien.

Los chats que los investigadores analizan para determinar a los que fomentan las tomas de terrenos. 

A quienes están desarrollando la investigación por las tomas les preocupa que varias personas asentadas tengan machetes, cuchillos y otros elementos que pueden ser utilizados como armas. Desde el Gobierno, en tanto, apuntan a la violación de la cuarentena y al aprovechamiento de las necesidades de un gran número de la población que hacen sectores políticos.

«Hay que priorizar el derecho a la salud y a la vida de todos los salteños. Le pedimos a los que motivan a esta gente a hacer este tipo de cosas que no lo sigan haciendo porque van a perjudicar a todos los salteños», dijo ayer a la mañana Sáenz, tras encabezar el acto por la Revolución de Mayo, y lo ratificó en la presentación que brindó a la noche por redes sociales, canales de televisión. Responsabilizó, sin dar nombres ni más especificaciones, a «dirigentes políticos y punteros» de motivar las usurpaciones.

Desde la Policía también se utilizó el argumento de la enfermedad del coronavirus para explicar el operativo que se montó la noche del domingo para evitar la instalación de tres asentamientos en la zona sudeste de la ciudad, en el que hubo fuertes enfrentamientos entre efectivos de seguridad y las personas que intentaban la toma de terrenos (un vecino tuvo que ser hospitalizado por un tiro de perdigones de goma que recibió en la pierna y dos agentes resultaron con golpes).

«La Policía realizó el despeje de más de 300 personas que se concentraron en los barrios Solidaridad y Sanidad, incumpliendo las medidas nacionales y provinciales ante la emergencia sanitaria. Intentaban tomar terrenos para asentarse», señala un parte de prensa del organismo dependiente del Ministerio de Seguridad.

f: El Tribuno