jueves, febrero 29

«Mejicaneada» y escándalo en la Policía Federal de Orán, en plena cuarentena

0
441

Ayer Gendarmería Nacional allanó el predio de la fuerza nacional, en el marco de la investigación contra dos efectivos que se habrían quedado con kilos de coca y mercadería.

"Mejicaneada" y escándalo en la Policía Federal de Orán, en plena cuarentena

Escándalo en la fuerza: Federales implicados en el mejicaneo de hojas de coca

17 DE Abril 2020 – Se trata de dos efectivos de Drogas Peligrosas. Se ordenaron allanamientos en Orán, Embarcación, General Güemes y Jujuy.

La cuarentena da para todo. El alto precio de la hoja de coca y la escasez del producto produjo en las últimas horas llamativos procedimientos, tanto de incautación y secuestro como de venta furtiva del producto a precio de oro.

En este contexto en primeras horas de la tarde de ayer un contingente de Gendarmería Nacional, a cargo de la Unidad Especial de Investigaciones y Procedimientos Judiciales, dio otro duro revés al ingreso y venta de la hoja de coca al allanar por orden emanada del Juzgado Federal de Orán, a cargo de Gustavo Montoya y a solicitud del fiscal federal Eduardo Villalba.

Fuentes fidedignas relataron a El Tribuno que el delito se consumó el viernes a la tarde cuando dos efectivos de la Policía Federal y pertenecientes a la división Drogas Peligrosas se contactaron con un vendedor mayorista de hojas de coca conocido en la ciudad de Orán.

Primeramente los policías encubiertos le compraron 15 kilos y luego cerraron un negocio mayor por decenas de kilos.

Citaron al vendedor en la calle Fassio, cerca del cementerio, y cuando este llegó cayó la Policía Federal en pleno y no solo le secuestraron al bagayo cientos o decenas de kilos sino también 50.000 pesos que el comerciante de frontera tenía en su camioneta. Llamativamente no le secuestraron vehículos ni le hicieron el acta de secuestro. Todo eso el comerciante lo denunció.

En pocas horas se terminó de dilucidar cómo estaba diagramado el accionar del mejicaneo de sustancias con la colaboración de personal de la fuerza de seguridad federal.

A través de los datos obtenidos de los celulares interceptados -según la fuente- se ordenó allanamientos en otras ciudades y pueblos.

La fuente afirmó que no se halló la coca ni el dinero denunciado ya que la carga de hoja ya había salido de Orán a través de los otros socios de la asociación ilícita. Lo que sí se sabe es que el secuestro encubierto de legalidad se realizó el viernes pasado sin acta de secuestro y sin dar aviso a las autoridades judiciales, menos de llevar a la sede policial o judicial lo decomisado. Ese movimiento alentó al despojado a hablar el lunes con el nuevo jefe de la delegación de la Policía Federal comisario Sosa, quien elevó la queja al juez federal, quien según la fuente dialogó con el fiscal Eduardo Villalba para que eleve el pedido de detención y de allanamiento ante la flagrancia de los delitos.

Grave acusación y avance de la fiebre verde

La fuente consultada ayer por El Tribuno aseguró que el modus operandi tiene arraigo y que las cifras y damnificados por el mejicaneo de hojas de coca y otras sustancias posiblemente, serían escandalosas.
Los cargos que podrían afrontar en la imputación serían: asociación ilícita, concusión y encubrimiento de contrabando, para empezar. 
El procedimiento de Gendarmería Nacional en la sede de la Policía Federal comenzó minutos antes de las 14, e inmediatamente la noticia tomó estado público. Una fuente afirmó que el precio de la hoja de coca produjo movimientos impensados e intentos descabellados por ingresar al país el vegetal, que se expende en la capital a 20 pesos el gramo, produjo la fiebre verde en los contrabandistas

f:EL Tribuno