miércoles, mayo 22

Operaron al niño salteño con huesos de cristal

0
443

Bautista tiene 10 años y se quebró las dos piernas en Navidad. Ayer lo intervinieron en una de ellas y ahora se recupera favorablemente de una cirugía que demoró más de 4 horas.

Bautista Álvarez es el niño salteño con huesos de cristal que lleva sus 10 años de vida luchando con su familia por la fragilidad de su cuerpo. Ayer estuvo en una cirugía de más de cuatro horas en una de sus piernas y hoy se recupera favorablemente. En la víspera de Navidad se quebró las dos piernas y desde entonces María, la mamá de Bautista, deambuló por las oficinas de su obra social y del Ministerio de Salud para poder conseguir los clavos para los huesos de cristal

«Fueron 70 días de dolor. Al fin ayer pudimos hacer que lo operen gracias a la acción del ministro (Juan José) Esteban que consiguió los clavos», dijo María en diálogo exclusivo con El Tribuno.

Bautista fue intervenido en el Hospital Público Materno Infantil y la operación la llevó a cabo Nicolás Saravia. La cirugía se hizo en una sola de sus piernas y ahora deberán esperar que se recupere para avanzar a la otra pierna. Está enyesado en gran parte de su cuerpo, pero tiene un optimismo gigante.

El 24 de diciembre del año pasado, 8 segundos antes de la medianoche, se animó a estar con toda sus familia para el brindis de Navidad. En un momento se pisó los cordones del zapato y realizó un mal movimiento. Sintió automáticamente que todo lo que estaba bien de repente estuvo mal. Lo único que dijo fue: «me quebré mamá». En ese momento volvieron al punto inicial en su todos sus avances. En un segundo se le salieron los clavos de las dos piernas.

«Ayer lloró toda la noche, pero hoy se siente mejor aunque sigue con muchas anestesias y morfina. Yo le digo que un guerrero porque no puede ser que aguante tanto dolor», dijo la mamá.

Es que si demoraron más de 70 días para operar una pierna, ya comenzaron las gestiones para seguir con la otra pierna de Bautista. «Yo le quiero agradecer a los medios de prensa que me ayudar a visibilizar la situación de mi hijo. También a todos los que me ayudan, a lo que me donan pañales, toallas y ropa. También a los trabajadores del Concejo Deliberante de Salta que están colaborando con la habitación de Bauti, a muchos amigos anónimos que dan una mano con sus oraciones», dijo llorando.

Los avances del niño con huesos de cristal eran increíbles ya iba a la escuela en modalidad presencial que luego la pandemia volvió virtual. Hoy ya sabe que seguirá la escuela on line pero siempre es optimista. Dijo su mamá que Bauti agradece mucho a una abogada que le llevó una notebook, porque se debe decir que el niño pasó todo este tiempo de martirio en su cuna. La computadora le sirvió para aprender inglés, música y algo más.