Pese a que ayer lo negó, el presidente declararía una cuarentena estricta desde el sábado hasta fin de mes

0
156
La medida tuvo apoyo de todos los gobernadores. La Ciudad de Buenos Aires y Provincia coordinaron que van a controlar los permisos para que las actividades esenciales puedan continuar funcionando

Con el objetivo de evitar dar otro paso en falso al adoptar restricciones, el presidente, Alberto Fernández, se reunió con los gobernadores para adoptar un plan de acción en consenso.

Allí, analizó también junto con su equipo la posibilidad de implementar un cierre estricto de actividades y circulación desde este sábado hasta el domingo 30 de mayo. “Estamos en el peor momento de la pandemia”, expuso el presidente para persuadir a los gobernadores en avanzar con medidas restrictivas contundentes.

La medida, según lo que planteó el Presidente, abarcaría a la Ciudad de Buenos Aires, los partidos del Conurbano bonaerense y también a todos los distritos del país con semáforo epidemiológico en rojo, con situaciones más complicadas con respecto al avance de la pandemia.

Con esa decisión, sólo podrán circular en transporte público los trabajadores esenciales, se cerrarán las clases presenciales de todos los niveles y solo podrán abrir los comercios considerados esenciales, como los que venden alimentos, farmacias y ferreterías.

En Casa Rosada aún no confirmaron la medida: “No está definido aún”, dijo un alto colaborador presidencial a La Nación.

El martes, Fernández había descartado cualquier posibilidad de volver a fase 1 : “No lo resistiríamos“, afirmó en una entrevista, en relación al golpe económico que implicaría para muchos sectores que todavía no se han recuperado de las restricciones durante el 2020.

Noticia en desarrollo…