Plan salvataje: Argentina negocia una ayuda financiera con China en swaps

0
124

Alberto Fernández habilitó al Banco Central a negociar una ampliación de fondos en yuanes que sustentarían las reservas en dólares; los cuestionamientos de Estados Unidos

En medio de las negociaciones con el FMI por la deuda y atentos a la liquidez de fondos del Banco Central, el gobierno argentino negocia en estos días la ampliación de un swap con China para proteger las reservas nacionales y sustentar el esquema cambiario.

Las negociaciones para dar con este plan de salvataje financiero cuentan con el aval del presidente Alberto Fernández y se llevan adelante tanto desde la Cancillería como desde el BCRA que lidera Miguel Angel Pesce.

Según pudo saber El Cronista de fuentes oficiales, el gobierno argentino dialoga con la administración china de Xi Jinping y con las autoridades del Banco Popular de China para evaluar la ampliación del swap por 19.000 millones de dólares que ya se le había otorgado al país en 2020. No está definido aún el monto o al menos no trascendió ese detalle.

No obstante, se pudo saber que la idea del BCRA es que los swaps de China se computen como reservas para dar más sustentabilidad. El tema es que al usarlo de esa manera, explicaron en el gobierno, no sería nada barato porque China cobra una tasa similar a la Libor pero que se denomina Sibor.

La otra opción que se maneja es que dejen usar un porcentaje del Swap que gire el Banco Popular de China sin tener que pagar esa tasa. En el Gobierno de Mauricio Macri China amplió el Swap con Argentina a un global de 19.000 millones de dólares que se fue renovando.

El 6 de agosto de 2020 la Cancillería en ese entonces a cargo de Felipe Solá informó que la Argentina y la República Popular de China habían renovado el acuerdo de swap de monedas tras gestiones de las cancillerías y las autoridades monetarias de ambos países.

«El swap de 130.000 millones de yuanes, que equivalen a USD 18.500 millones, fortalece la estabilidad financiera argentina y es un indicador más de la confianza que un jugador tan importante como China deposita en nuestro país», afirmó en ese momento Solá luego de que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y el Banco de la República Popular China (PBC) suscribieran la extensión del canje de monedas el 6 de agosto.

«El acuerdo es por tres años», informó Solá, quien destacó el trabajo con su par chino, Wang Yi, y «las gestiones de las embajadas de ambos países» para llegar al acuerdo. La intención ahora es ampliar en plazos y montos ese préstamo especial de la administración de Xi Jinping. Es que los Swaps se van renovando los tramos, pero es una posibilidad poder ampliarlo.

INFORME DE EE.UU.

Las negociaciones de la Argentina con China por la ampliación del Swaps se da no sólo ante las tratativas del gobierno con el FMI por la deuda sino también en medio de un duro informe del Congreso de los Estados Unidos donde cuestiona las relaciones de China con varios países de América latina, entre ellos, la Argentina.

Según el informe de la Comisión de Revisión de la Seguridad de Estados Unidos y China aprobado por el Congreso norteamericano la semana pasada hay objeciones severas a la administración de Xi Jinping.

En la página 69 del informe al que tuvo acceso El Cronista, hay un capítulo especial dedicado a las relaciones de China y América latina donde advierte varios puntos de las relaciones de Argentina con el gobierno de Xi Jingping. No sólo objetan los legisladores norteamericanos la instalación de una estación espacial en Neuquén con posible uso militar y el desarrollo de la tecnología 5G en el país. También se pone de relieve el tema de los préstamos que otorga China la región bajo fuertes condicionamientos.

En este sentido, el informe del Congreso de Estados Unidos alerta que «los préstamos chinos también permiten potencialmente a Beijing influir en las políticas internas y externas de los endeudados a través de cláusulas de incumplimiento cruzado». Así, remarca que «se protege los préstamos existentes de China al dar derecho a los prestamistas chinos a rescindir y exigir el reembolso cuando un prestatario incumple o cancela un préstamo de otro prestamista».

Para ejemplificar esta mecánica el informe de los legisladores de Estados Unidos sostienen que en Argentina China apalancó una cláusula de incumplimiento cruzado de préstamos para presionar con éxito la Argentina para que no cancelara el proyecto de represas Kirchner-Cepernic financiadas por China. Y lo mismo alerta sobre el proyecto de financiamiento de Beijing al plan del Ferrocarril Belgrano-Cargas. «Los prestamistas chinos como grupo tienen más poder de negociación y más influencia política».

Fuente: El Cronista