Una pareja buscaba su primer hijo pero tendrán trigemelas

0
54

El caso de Vanina es excepcional ya que se trata de un embarazo monocorial triamniótico, lo que significa que las tres niñas son genéticamente idénticas.

Una inesperada noticia les llegó a Vanina Catalá Ortmann y Leonel Chainski, una pareja que buscaban tener su primer hijo sin embargo, la vida los sorprendió: tendrán trigemelas. 

El 28 de enero, mientras caminaban por las calles de Polonia, Vanina decidió pasar por una farmacia para comprar un test de embarazo. “Tenía un atraso de varios días, algo de nauseas y mucho sueño”, contó a Infobae, acerca de los primeros síntomas. Con el resultado positivo en la mano y varias “dudas de primeriza” se puso en contacto con su ginecóloga.

Fue el sábado 15 de febrero. Aterrizaron en Ezeiza de madrugada, dejaron las valijas en su casa y se trasladaron al Grupo Médico Progenie, donde los recibió la obstetra y especialista en diagnóstico prenatal, María Inés Visco (38). “Para esa altura, Vanina estaba transitando la semana nueve de su embarazo. Me dijo que se sentía muy pesada… Yo creo que algo intuía”, recuerda Visco en comunicación con Infobae.

Graduada en la Universidad de Buenos Aires y con una especialización en la Universidad Austral, Visco lleva años haciendo ecografías. Sin embargo, el embarazo de Vanina marcó un antes y después en su carrera. Según pudo reconstruir este medio, ese momento clave, fue más o menos así.

Visco insertó el transductor con cuidado, lo movió y luego fijó la vista en el monitor. “Ah, no lo puedo creer”, dijo. Vanina miró la pantalla y luego volvió a mirar a la ecografista. “¿Qué pasó?”, le preguntó. “Es un embarazo trigemelar”, le contestó.

Para Vanina la noticia fue un baldazo de agua fría. “Me tapé la cara y me puse a llorar. Casi me muero: fui por uno solo y al final eran tres”, recuerda. Mientras intentaba tranquilizarla, María Inés Visco le preguntó si había ido acompañada y salió a buscar a Leonel, que había decidió esperar afuera “para no invadir”, ya que no se trataba de una ecografía tradicional, sino de una trasvaginal.

“La doctora sale del consultorio y escucho que dice mi nombre en voz alta. Cuando entro, la veo a Vani recostada en la camilla llorando desconsoladamente. Tenía toda la cara roja”, dice Leo que, para esa altura, no entendía nada. “¿Se lo decís vos o se lo digo yo?”, preguntó la ecografista en voz alta. “Deciselo vos”, contestó Vanina con un hilo de voz. “Ahí me enteré que era un embarazo múltiple”, repasa Leo que, a diferencia de su novia, recibió la noticia con mucha alegría. “La abracé y le dije que se quedara tranquila”, dice él.

Según María Inés Visco, el caso de Vanina es excepcional. “Se trata de un embarazo monocorial triamniótico, lo que significa que las tres niñas son genéticamente idénticas. Por lo general, uno aprende estas cosas en la universidad, pero después es muy difícil encontrarlas en la vida real. Más, cuando se dan de manera natural como en esta pareja”, dice la obstetra.

De acuerdo con Visco este tipo de embarazos múltiples se producen cuando un espermatozoide fecunda un óvulo y queda dividido en tres en la primera etapa de gestación. “Como resultado, los bebés comparten la placenta y todas las características físicas, entre ellas, el sexo y el grupo sanguíneo”, explica la ecografista sin disimular su entusiasmo. Y sigue: “Hay que estar dormido para no enamorarse de esto que está pasando. Toda la comunidad médica del Instituto de Diagnóstico Ecográfico (IDE) está muy emocionada”.

Acerca del shock inicial, Vanina Catalá Ortmann explica: “El plan era agrandar la familia, pero de a poco. Nosotros habíamos dejado de cuidarnos hacía unos meses y no hicimos ningún tratamiento. Cuando la obstetra me dijo que eran tres lo único que pensaba es: ¿Cómo voy a hacer para llevar tres bebés en la panza?”, cuenta y dice que, gracias a la cuarentena, pudo tener un embarazo más tranquilo.

Para Leonel, el “fantasma” pasaba por lo económico. “Por suerte, en noviembre del año pasado, nos mudamos a la parte de arriba de la casa de mis padres. Si bien tuve que hacer algunos arreglos, hay espacio de sobra y no tenemos que preocuparnos por pagar un alquiler. Con respecto al dinero, si el sueldo no alcanza, tendré que sumar algunas horas extra de clases”, apunta el docente y futuro papá de Julieta, Victoria y Delfina.

Además, cuenta, ya le regalaron cochecitos, tres “praticunas” y las sillitas para trasladas a las niñas en el auto. Manos par