Venden enLondres un monoambiente aUS$202.000:las razones del exorbitante precio

0
93

El departamento se ubica en el exclusivo barrio de Nothing Hill, donde se filmó la película protagonizada por Julia Roberts, y no es apto para residencia permanente

Vivir en Londres puede ser una pesadilla para alguien que no tenga el suficiente sustento económico para estar en una de las ciudades más caras del mundo. Dentro de la capital inglesa existen zonas más caras que otras pero nada se compara con el costo y coqueto Nothing Hill.

En dicho barrio londinense los precios de una vivienda son exorbitantes pero que pueden pasar desapercibidos por tratarse de grandes casas o mansiones, sin embargo la venta de un pequeño inmueble dejó en evidencia lo caro que es comprar un inmueble allí.

Por 202.000 dólares (150.000 libras) se puede adquirir tan solo un estrecho monoambiente en el exclusivo barrio de Notting Hill, donde se filmó la película homónima protagonizada por Julia Roberts, su exorbitante precio por una vivienda del tamaño de una habitación ha llamado la atención de miles de usuarios.

El departamento tiene apenas 24 metros cuadrados y solo cabe una pequeña cocina, una cama y una ducha, todo en el mismo ambiente. El aviso de venta del sitio Zoopla señala que la propiedad “no se puede alquilar ni ocupar como residencia permanente”, evidentemente porque es demasiado pequeña para venderla como casa.

La vivienda está apuntada para alguien que resida en las afueras de Londres pero que durante la semana desarrolle sus actividades en la capital londinense y pierda mucho tiempo viajando todos los días. La clientela a la que se apunta es de elite no solamente por su elevado precio, sino porque los agentes inmobiliarios Douglas & Gordon, en cargados de la venta, solo aceptan que la compra se realice en efectivo y no con un crédito.

La lista describe el piso como una “maravillosa oportunidad para crear un escondite en Londres”. Y como si fuese poco, se aclara que el departamento “requiere una modernización completa”, para recién entonces convertirse en una “opción maravillosa para alguien”.

Cabe aclarar que no se trata de la venta más insólita: en octubre, la inmobiliaria londinense Rightmove puso a la venta un diminuto departamento de 13 metros cuadrados en Nothing Hill por más de 336 mil dólares.