EVANGELIO DEL DÍA*

0
69

EVANGELIO DEL DÍA*

💫

*Lucas (9,22-25):*
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día».Entonces decía a todos:«Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz cada día y me siga. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se arruina a sí mismo?».
*Palabra del Señor*

MEDITACION DEL EVANGELIO *
*Lc. 9, 22-25: *
*

🌷

No arruines tu vida.*
*1) Sufrir y ser rechazado: *
Es la situación que te hará vivir muchísimas veces la gente que te rodea. Pero esto te tiene que llevar a recordar que la felicidad no es un sentimiento, ni algo que dependa del otro. La felicidad es una actitud de vida y una visión del vivir que depende solamente de vos. El sufrimiento tiene dos rostros: el interno y el externo.EL INTERNO: es el más doloroso porque están en juego tus sentimientos. Es aquello que ni siquiera vos podés controlar y te lleva a la angustia, te lleva a las lágrimas, es lo que ha calado hondo en tu corazón y de un tranco caen todas tus expectativas y también tus deseos. Es el choque con una realidad que sentís que no cambiará y te caduca. EL EXTERNO: Es cuando la gente te rotula o presenta de vos una figura la cual no sos. Es el menos doloroso porque surge del hablar de la gente, pero puede ser el más letal, porque hiere tu orgullo. Este veneno solo entra si le permitís que entre. Este virus va directo a tu cabeza, a imaginarte cosas que no son y a pensar en exceso en el futuro. Esto hace que el sufrimiento sea letal y lleve a caducarte por completo, aislándote y haciéndote sentir que sos nada y que te todo el mundo te señala con el dedo acusador. No permitas que este sufrimiento entre a tu vida, porque solo de vos depende que entre. Pero una vez que entra es muy difícil sacarlo. Eso lleva al rechazo y a rechazarte. 
*2) Renuncia: *
El antídoto a este virus que te presenté recién es abandonarte en Dios y ponerlo en sus manos, sabiendo que hay un proceso de dolor para llegar a una resurrección. Tu vida no está marcada por el sufrimiento; porque el sufrir en esta vida es un paso, un paso a la resurrección, es un vivir, es un aprender de la vida. Tenés que pensar que de cada dolor que pasaste y sufrimientos aprendiste algo, y a tomar una actitud nueva ante tu modo de vida. Si seguís en la misma es porque el dolor no pasó como la cruz, que fue un paso al eterno vivir. No dejes de caminar y viví este tiempo con espiritualidad, pedile a Jesús que te ayude a mirar tu vida y a saber que estos dolores que giraron o giran en tu corazón no te matan, sino más bien que te fortalecen. 
*3) Ganar: *
La vida es una, es corta, pero también es simple. Somos nosotros mismos quienes nos complicamos. No dejes de caminar por lo que verdaderamente querés para tu vida, no sufras tampoco por cosas que no son y no serán. En eso uno mismo se miente. Busca tu paz y gana la vida viviendo y no matándote a vos con tus pensamientos y actitudes. ¡Vamos! Que es tiempo de Cuaresma, es tiempo de grandezas.