Cajeros, tarjetas y banca electrónica: cómo conviene pagar en medio de la cuarentena total

0
170

La utilización de los medios electrónicos de pago ayuda a no salir de casa. Las sucursales bancarias tienen sus puertas cerradas pero funcionan los cajeros automáticos y la banca electrónica.

25 de marzo de 2020

El Banco Central exige a las entidades financieras que, más allá del cierre de las sucursales, el resto de los servicios prestados de manera remota se brinden con normalidad.
El Banco Central exige a las entidades financieras que, más allá del cierre de las sucursales, el resto de los servicios prestados de manera remota se brinden con normalidad.

La cuarentena dispuesta por el gobierno para frenar la epidemia de coronavirus impone, de manera terminante, formas de consumir y de pagar diferentes a la de los tiempos normales. Los bancos tendrán su puertas cerradas, como mínimo, hasta el martes 31 de marzo, pero los cajeros automáticos están en actividad y todas las vías electrónicas para pagar y para operar con los bancos están en pleno funcionamiento.

Desde el sector financiero surgen distintas recomendaciones para los usuarios en un escenario tan incierto. La principal, es usar los medios de pago electrónicos: tarjetas de crédito y débito, pagos QR con el celular, transferencias y muchas otras. Pero a la vez, hay muchas cosas para tener en cuenta con respecto al efectivo

Para evitar el cajero, se puede retirar efectivo en el supermercado al comprar con tarjeta de débito. Prácticamente todas las grandes cadenas lo ofrecen, al igual que estaciones de servicio y otros comercios. En la Argentina hay una red de 4.900 puntos no bancarios para retirar dinero que es igual a los 5.000 cajeros automáticos ubicados en los bancos. Por ello, quien sale de su casa para comprar alimentos, puede pagar con tarjeta de débito y llevarse hasta $8.000 de efectivo. Y no volver a salir para pasar por el cajero.

Los cajeros automáticos están en actividad y todas las vías electrónicas para pagar y para operar con los bancos están en pleno funcionamiento.

En los bancos aseguran que nada indica que vaya a faltar dinero de una manera inusual. El circuito de recarga de cajeros automáticos es una actividad exceptuada de la cuarentena. El Tesoro del Banco Central, las transportadoras de caudales y los bancos apuntan a que no haya colas en los cajeros.

Hay dos datos que refuerzan ese punto. En primer lugar, todos los bancos subieron su límite diario de extracción; el Banco Nación, por caso, permite extraer hasta $30.000. El segundo: la absoluta restricción del consumo, ya que prácticamente sólo se puede comprar comida, invita a no sacar efectivo en demasía. Aunque los bancos estén cerrados, no se trata de feriados para el turismo, sino todo lo contrario.

Pero en esta emergencia sanitaria, el efectivo debería considerarse el último recurso. Usar medios electrónicos de pago es una forma de plegarse al #Quedateencasa, en especial por parte de aquellos que tienen acceso a servicios financieros y a buena conexión a Internet. Es bueno recordar que la misma tarjeta de débito que se utiliza para extraer dinero del cajero puede usarse para comprar en comercios, sean grandes supermercados o almacenes. Los comerciantes tienen obligación de aceptar el pago con tarjeta de débito.

Todos los bancos subieron su límite diario de extracción; el Banco Nación, por caso, permite extraer hasta $30.000.
Todos los bancos subieron su límite diario de extracción; el Banco Nación, por caso, permite extraer hasta $30.000.

“Todos los asalariados, los que reciben la AUH, los jubilados, perciben sus haberes a través de una acreditación en una caja de ahorro. Siendo nuestros adultos mayores el principal grupo de riesgo, es importante que operen en la medida de la posible de manera remota, en algunos casos con ayuda familiar”, explicó ayer a un canal de televisión Claudio Cesario, presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA).

Los jubilados y pensionados con el haber mínimo o quienes reciben la Asignación Universal por HIjo (AUH) tienen un beneficio extra. Si pagan con tarjeta de débito en supermercados o almacenes les devuelven el 15% de su compra hasta un tope de $700 por mes. Ese tope llega a $1.400 para quienes cobran la AUH por dos o más hijos. Para recibir ese dinero no hace falta ningún tramite, al comprar con la tarjeta recibirán el reintegro en la misma cuenta donde cobran el beneficio.

El efectivo debería considerarse el último recurso para pagar. Usar medios electrónicos de pago es una forma de plegarse al #Quedateencasa, en especial por parte de aquellos que tienen acceso a servicios financieros y a buena conexión a Internet.

Aún con las sucursales cerradas, el Banco Central exige a las entidades financieras que el resto de los servicios prestados de manera remota se brinden con normalidad. Por ello, aún en el escenario de la cuarentena, aparecen algunas recomendaciones para operar sin salir de casa:

Usar los medios electrónicos de pago: además de las tarjetas, los pagos con código QR presentes en muchos comercios permiten pagar sin contacto. La cámara de estaciones de servicio pidió a los automovilistas que paguen con QR usando su celular sin bajarse del auto, para que empleados y clientes se protejan mutuamente del contagio.

También hay que utilizar las transferencias bancarias, que son gratuitas e inmediatas para los individuos. Se realizan a través de homebanking, apps de celulares o cajeros automáticos. Es una forma de saldar cualquier pago o enviar dinero a familiares y amigos. Para facilitar la tarea, la Clave Bancaria Uniforme (CBU) de 22 dígitos puede ser reemplazada por un “Alias CBU”, más simple para memorizar.

El circuito de recarga de cajeros automáticos es una actividad exceptuada de la cuarentena. El Tesoro del Banco Central, las transportadoras de caudales y los bancos apuntan a que no haya colas en los cajeros.
El circuito de recarga de cajeros automáticos es una actividad exceptuada de la cuarentena. El Tesoro del Banco Central, las transportadoras de caudales y los bancos apuntan a que no haya colas en los cajeros.

Utilizar el homebanking y la banca móvil: Aún para quienes no estén familiarizados con la tecnología, el tiempo libre de la cuarentena puede ser utilizado para empezar a operar con el banco desde la computadora o el celular. Estoy incluye a asalariados, jubilados y beneficiarios de planes sociales; todos tienen una caja de ahorro para operar. En muchos casos, conviene descargar la app en el celular y desde allí generar una clave para operar por homebanking. En otros, para generar las claves hace falta ir a un cajero automático.

El homebanking puede ser la salvación en estos días para aquellos que, como muchos jubilados, suelen ir al banco a cobrar con su DNI y no poseen tarjeta de débito. Operando su cuenta con homebanking, pueden transferir su dinero, pagar facturas y otras operaciones.

Retirar dinero sin tarjeta: Hay bancos que permiten enviar dinero a otra persona para que lo pueda retirar sin tarjeta. Para hacerlo se realiza una transferencia por homebanking y se genera un código. Con ese código, la persona que recibe el dinero puede retirarla del cajero. En la emergencia, puede servir para mandarle cash a un familiar o un amigo. El Banco Nación presta este servicio con el nombre Punto Efectivo. También lo hace el Banco Ciudad.

Los jubilados y pensionados con el haber mínimo o quienes reciben la AUH, si pagan con tarjeta de débito en supermercados o almacenes, reciben la devolución del 15% de su compra hasta un tope de $700 por mes.

Descargar una billetera electrónica: Aún teniendo la app de un banco, se puede descargar gratis alguna billetera electrónica de una fintech. No es imprescindible cargarle plata, se pueden cargar únicamente tarjetas de crédito y de débito y así tener más opciones de pago, como el QR, en estos tiempos complejos.

Pagar las facturas de servicios públicos sin efectivo: Esta recomendación será útil también cuando termine la cuarentena. Todos los medios de pago mencionados sirven para pagar una factura. Registrando el servicio en el homebanking, una app o una billetera electrónica, se pueden recibir recordatorios de los vencimientos para evitar recargos. Existiendo tantas opciones, tiene poco sentido usar el efectivo, trasladarse y hacer filas para pagar la luz o el gas, en plena cuarentena, pudiendo pagar desde el celular o la computadora, sin salir de casa.