Coronavirus en la Argentina: cómo funciona el fondo Covax para acceder a las vacunas

0
220
El mecanismo fue impulsado por la Organización Mundial de la Salud, la Comisión Europea y Francia para garantizar el acceso equitativo de todos los países a una dosis, en un acuerdo que fue firmado por 172 naciones

El Gobierno argentino firmó cinco contratos para adquirir vacunas contra el coronavirus. Uno de ellos, con el Fondo Covax. Por un tema de costos, por considerar que no harían falta más dosis y por acuerdos ya cerrados con otros laboratorios -según el argumento oficial- el país optó por la compra mínima indispensable para ingresar en este mecanismo global.

El Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas, llamado Covax, es uno de los pilares del Acelerador de Acceso a las Herramientas contra la COVID-19 (ACT), un proyecto de colaboración global para que todos los países tengan igual acceso a las vacunas y procedimientos.

La iniciativa reúne a gobiernos, organizaciones sanitarias, científicos, empresas, organizaciones de la sociedad civil y filántropos, para “acelerar el fin de la pandemia mediante el desarrollo y la asignación equitativa de las pruebas diagnósticas, las vacunas y los tratamientos que el mundo necesita”. El acuerdo que fue firmado por 172 naciones, entre ellas la Argentina.

Los cuatro pilares de ACT son: diagnóstico, tratamiento, inmunización y el fortalecimiento de los sistemas de salud.

Se prevé que todos los países participantes paguen el mismo costo total por cada dosis de la vacuna, independiente de su vinculación a Covax.

El mismo tiene tres componentes principales: costos en fábrica; la prima de acceso/velocidad (opción), y los costos de financiamiento o mitigación de riesgos y de operación, de acuerdo con el mecanismo de vinculación a COVAX que el país participante decida suscribir.

Los países participantes en el mecanismo Covax podían decidir cubrir entre el 10 y el 50 % de la población del país, y en el caso de querer solicitardosis para más del 20% de la ciudadanía, “se comprometen y entieden” quelas mismas se recibirán luego que todos los demás participantes autofinanciados también hayan recibido las dosis en una cantidad suficiente para alcanzar una cobertura del 20% o alcancen la cantidad elegida (si es inferior al 20%).

El de este domingo, que arribó al país con un total de 864.000 dosis de vacunas Oxford/AstraZeneca,es el segundo vuelo que la Argentina recibe a través del mecanismo Covax y se suma al del 28 de marzo, cuando arribaron 218.000 dosis de vacunas de la misma firma.

Te puede interesar:

Si bien Covax no es la panacea, la tesis de que un mayor compromiso argentino con ese fondo hubiera implicado un “derroche” de recursos también es incierta. Ante la emergencia de la pandemia, la diversidad de fuentes de abastecimiento pareciera ser a priori más una fortaleza que una debilidad.

La decisión argentina de optar por el piso mínimo se suma a otros actos de los últimos meses, que muestran un denominador común: la presunta subestimación del problema de la escasez.

“Nosotros no necesitamos 30 millones de vacunas”, había dicho el ahora ex ministro Ginés González García en esa misma reunión virtual con la Comisión de Salud. Hacía referencia al por entonces inminente contrato con el laboratorio chino Sinopharm. En la misma sintonía parece enmarcarse el abandono de un acuerdo con Pfizer, que en cambio lograron seis países de Sudamérica.