Cristina prefiere la lapicera

0
75

Alberto Fernández viajó, Cristina Kirchner asumió en el Instituto PATRIA y se desató la polémica.

Cristina prefiere la lapicera
Por Mariel Di Lenarda.

La ex Presidente y actual Vice, Cristina Fernández de Kirchner, publicó una fotografía el pasado martes 21, donde se la veía firmando, junto al Escribano General de Gobierno, (y fuera de la Casa Rosada), el acta por la cual quedaba a cargo del ejecutivo. Inmediatamente fue criticada.

La pregunta es si incurrió en un acto ilegal al hacerlo en el Instituto Patria, en lugar de la Casa de Gobierno. La respuesta es no.

En estos tiempos de enfrentamientos políticos, nada de lo que dice o hace “el otro” es considerado inocente y, aunque es un lugar común, una imagen vale más que mil palabras.

Todo acto que realizan los que piensan diferente es sometido a la lupa implacable de los que están en la vereda de enfrente. Y esta vez no fue la excepción.

En verdad, la Vicepresidente, Cristina Fernández de Kichner, siempre será resistida por casi la mitad de la población, que no la votó ni la votaría. Y ella parece sentirse cómoda desafiándola con ciertas actitudes.

Cuando se conoció la imagen de Cristina empuñando la lapicera y dimos la noticia de que quedaba a cargo del ejecutivo, en las redes nos reclamaron con indignación que señaláramos que estaba mal.

En mi cuenta de Twitter, por ejemplo, una usuaria escribió: “Me parece indispensable que se aclare que debió firmarse en la Casa Rosada, ya no tienen pudor, el periodismo debería aclarar que es un avasallamiento a la república”

Sin embargo, y mas allá de las lecturas políticas válidas y las diversas interpretaciones que es posible hacer, aquí no hubo avasallamiento alguno; simplemente porque no hay ninguna ley o norma que indique o señale que, cuando el Presidente de la nación se ausenta del país, la delegación del mando en el/la Vicepresidente debe hacerse obligatoriamente en Casa de Gobierno.

¿Cómo fue en este caso?

“El Presidente Alberto Fernández, junto con el Escribano General de Gobierno, (designado mediante Decreto 30/2019, con fecha 10/12/2019, Dr. Carlos Víctor Gaitán), suscribieron el acta en la que queda expuesto que el primer mandatario se ausentará del país. Una vez cumplido ese requisito indispensable, el Escribano contacta a la Vicepresidente. Ella informa dónde estará; el funcionario se traslada hasta ahí para comprobar su identidad, DNI mediante, y se la notifica de un acto constitucional: el Presidente estará en el exterior, por lo tanto corresponde que ella quede a cargo. Y se firma el acta”, sostienen las fuentes consultadas. “Se la notifica de lo que pasó antes”, es decir de lo que firmó el Presidente.

Una vez que éste regresa al país, no es necesario realizar este trámite nuevamente. De manera automática vuelve a quedar a cargo del ejecutivo.

Esta explicación es validada también por el macrismo

Fuentes cercanas a la ex Vicepresidente, Gabriela Michetti, consultadas por radio Mitre, explicaron: “Desde el momento en que se implementó la firma electrónica, no es ni era necesario que el Presidente y la Vice tuvieran que estar en el mismo lugar o juntos al momento de firmar, tampoco cuando la firma era manual”, aclaran.

“Me llamó la atención la foto de ella (Cristina), firmando el libro porque no hacía falta”, dijo la misma fuente y agregó: “Tal vez no haya terminado el trámite para hacer la firma digital, por lo que fue necesario que el Escribano General la hiciera firmar de modo holográfico, con lapicera, como antes”.

“De todos modos no es obligación que Cristina fuera a la Casa Rosada, cada uno lo hace como quiere y donde quiere”, para terminar confirmando que en el gobierno anterior, y antes de la firma digital, “el escribano se trasladó en numerosas oportunidades a diferentes lugares en busca de la firma de Michetti“.

Cristina: Firma digital o de puño y letra

El gobierno de Mauricio Macri puso en valor, en su momento, la Modernización del Estado e implementó el DGE (Sistema de Gestión Electrónica), que hoy sigue vigente, por el cual se digitalizaron las firmas.

“Cada funcionario de alto rango con firma, tiene un token de seguridad que está dentro del sistema DGE“, explican en el actual gobierno. Es un dispositivo de entrada a un recurso restringido electrónicamente, actúa como una llave electrónica de acceso. Algunos token (éste sería el caso) almacenan claves digitales criptográficas que generan firmas digitales.

“Ese token, debe ser activado, como ocurre cuando cualquiera de nosotros lo utiliza en home banking”.  “Cristina tiene su token, que todavía no haya generado su usuario, no significa que no tenga firma digital, sino que aún no la activó. Es un trámite de cinco minutos, que evidentemente no hizo, pero puede hacerlo cuando quiera”, dicen en su entorno.

Habrá que esperar al próximo viaje del Presidente Alberto Fernández (que será al Vaticano el 31 de enero), para saber si Cristina activa su token o si continúa eligiendo firmar a la vieja usanza, con lapicera y con delivery de escribano incluido.