EVANGELIO DEL DÍA

0
66

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Marcos 10, 28-31

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mi y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más –casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones–, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.»

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Mc 10, 28-31:

💫Dejar para recibir

1) Pedro:

En Pedro vemos a la persona apasionada por lo que hace y por quién lo hace. A diferencia del joven rico, Pedro hace las cosas con un sentido y por un sentido. No por un voluntariado o por un mero cumplir. Cuando a todo lo que haces le encontrás sentido y sabes porqué motivo lo haces, le podes sumar un apasionamiento y ese apasionamiento implicará un deseo y también una ilusión. Es por ello que quien elige lo que le apasiona sabe que tendrá que hacer sacrificios, porque no se puede tener todo en la vida y porque la vida desde que la inicias te exige decisión y toda decisión tiene que tener una causa y un enlace, una unión entre decisión y decisión.

2) La renuncia:

Cuando sos capaz de dejar algo por alguien, es asumir que ese alguien le da sentido a tu vida y te completa tu vida, sumado a que cuando renuncias a cosas o a personas es porque sabes que no es necesario para tu vivir y que no es necesario que vos aparezcas en su vivir. Renunciar a una persona es también parte del amar a esa persona, porque es madurar y asumir que esa persona que amo es capaz de vivir sin mí y puede estar sin mí. Es por eso que una tentación gigante que podemos tener es hacer que las personas se centren en nosotros y giren en nosotros. Soltar es crecer. Amar es elegir. Aferrarte puede generar en otros que se conviertan en satélites de tu vida y tu vida deja de ser tu vida, pues son los otros los que la manejan.

3) Los primeros:

Primerea a tu vida y recordá que tu vida es un caminar hacia un objetivo y un vivir decidido. Comprende que las decisiones tienen de fondo un para qué y que no somos personas que estamos llamadas a juntar gente a nuestro alrededor, sino que somos personas que buscamos el bien y la libertad de los que están a nuestro alrededor. Ser pleno en tu vivir y en tu decidir es parte de este primado, pero si sos segundo o cuarto de tus decisiones, entonces puede que te hayas esclavizado. Algo bueno está por venir.