EVANGELIO DEL DÍA

0
275

EVANGELIO DEL DÍA🌷🍃

Mateo (5,1-12):

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»

Mt. 5, 1-12a:

🍃🌷Ser benditos

1) Felices:

Hoy celebramos a la Iglesia triunfante. Aquellos que hoy están en el cielo y desde el cielo nos cuidan y acompañan, le hablan a Dios de nosotros. Y esto no refiere tan solo a aquellos que están en estampitas o en una imagen, esto habla también de aquellas personas que hicieron bien aquí en la tierra y pasaron por nuestras vidas dejándonos huellas. Puede ser clave que hoy repases en tu memoria esas personas que hicieron bien a tu vida, porque seguro que más bien están haciendo desde allá arriba. También pueden ser esos santos que te dieron una mano y te ayudaron un montón, como a mí San José. En fin… dales las gracias.

2) Al cielo:

Es tu mirar a Dios y recordá que aquí en la tierra somos pecadores, pero que la luchamos. ¡Sí! nadie aquí en la tierra es santito. El partido termina cuando muramos y allí veremos la tabla de posiciones, allí se verá si ganamos o si fuimos al descenso; pero es un luchar cotidiano, «día nuevo, lucha nueva».

3) La madonna:

Cómo no hablar de la Madre de Dios, la madre y reina de los santos. Ella pasó por todos los dolores y gozos de esta vida. Hoy le pidamos que nos ayude y nos de la paz para seguir adelante en esta vida y poder darnos un abrazo en la eterna. Ella nunca te deja solo. Ella es la Mater.