sábado, julio 20

EVANGELIO DEL DÍA

0
177

EVANGELIO DEL DÍA 💫

Mateo 5, 38-42

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pero os digo: no hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también el manto; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas».

Palabra del Señor
💫MEDITACIÓN DEL EVANGELIO 💫

Mt 5, 38-42:

💫Camina dos.

1) No confundir:

Es importante saber frenar situaciones en una relación. Cuidado con mal interpretar… antes de una violencia verbal o física empiezan a aparecer en una relación afectiva pequeños indicios o alarmas que es necesario escuchar y tener en cuenta. Cuando aparece la falta de respeto, cuando se pasa el límite de la dignidad de la persona hay que saber decir un “basta”. Tenés que tener cuidado porque quien es capaz de pasar ese límite que es tu persona, tu bien y tu dignidad, es capaz de muchísimas otras cosas más… Hay una tragedia que se instaló y una mala interpretación del amor. En el sentido afectivo, “el amor no pide condiciones” y el amor sí pide condiciones, entiéndelo que sí. Y es sano, porque es un caminar juntos “yo hago esto por vos, pero no me maltrates” en todo tiene que haber un límite y es cada uno quien pone sus límites porque cada uno sabe hasta dónde llegar. No poner límites es no aceptar tus propios límites y si nadie te valora ni te quiere con tus límites entonces tu infelicidad tampoco tendrá límites.

2) La mejilla:

Séneca decía “no hay viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”. Cuando tenes en claro tus objetivos podrás ver que incluso los golpes que aparecen en tu vida son para crecer y caminar. Solo cuando sabemos hacia dónde nos dirigimos podrás aprovechar al máximo las oporunidades que se te presentan en el camino. Claro que los golpes están, pero si hay golpes son objetivos tuyos, entonces son solo golpes. Si los golpes aparecen en el transcurso de la batalla de tu vida entonces son experiencias que te hacen crecer y madurar en la vida.

3) No devuelvas la espalda:

Sartre dirá “somos lo que hacemos con lo que hicieron de nosotros” porque vos sos producto de lo que hizo en vos la sociedad, tus padres, y nosotros somos lo que hacemos con eso en el cotidiano de la vida. Creo que vos y yo tenemos cosas que nos enseñaron nuestros viejos y nos tocaron la identidad, ese ser servicial y dados como también seguir luchando la vida como lo hizo tu mamá o tu papá. La otra vez me tocó atender a un muchacho que era hijo adoptado, era igual a su padre. Creo que los hijos adoptados se parecen a sus padres, creo que es porque el amor genera tanta similitud (más que la genética)y es ahí donde vemos que estamos invitados a hacer algo bueno con ese material que nos dieron, porque la vida es eso, dar desde lo que sos y en cada gesto tuyo hay una síntesis de tu vida. Que en este camino de tu vida sigas dándote a pesar de todo y no te cierres en vos porque algo bueno está por venir…