domingo, abril 21

Evangelio del Sábado 30 de Mayo de 2020

0
471

Evangelio del Sábado 30 de Mayo de 2020💫🌹

Lectura del santo evangelio según san Juan (21,20-25):

En aquel tiempo, Pedro, volviéndose, vio que los seguía el discípulo a quien Jesús tanto amaba, el mismo que en la cena se había apoyado en su pecho y le había preguntado: «Señor, ¿quién es el que te va a entregar?»
Al verlo, Pedro dice a Jesús: «Señor, y éste ¿qué?»
Jesús le contesta: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué? Tú sígueme.»
Entonces se empezó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué?» Éste es el discípulo que da testimonio de todo esto y lo ha escrito; y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero. Muchas otras cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que los libros no cabrían ni en todo el mundo.

Palabra del Señor

Meditación del Evangelio por el P. Luis Zazano💫🌹
Jn 21, 20-25: Tú sígueme.

1.Celo: una cosa es celo apostólico y otra cosa es apóstol celoso. Vemos que ya en aquellos tiempos los celos complicaban a la Iglesia y hoy también. Cómo se nos mete esa actitud celosa de andar controlando la vida de los otros y midiéndonos desde ello. Es triste ver cómo nos dividimos por culpa de los celos y hasta le complicamos la vida al otro por el celo. En el matrimonio, un porcentaje de la destrucción matrimonial y familiar es por culpa de los celos. No dejes de mirar el objetivo de la vida porque la clave es llegar al objetivo y no quedarse a pelear en el camino.

  1. Sígueme: es en este proceso donde tienes que tener en claro hacia dónde vas y a quién seguís. Vos vas con Él y lo seguís a Él. El seguimiento es personal y directo. Es desde esa relación de vos con Dios y nunca te olvidés por qué y para qué lo seguís. Allí está lo esencial de la obra de Dios en vos.
  2. Tantas cosas: ponete a pensar tantas cosas que Dios hace en vos y que aún vos no las escribiste en tu corazón. Qué bueno sería que termines esta semana y te sientes a pensar en todos los momentos que apareció Dios en vos durante estos días. Te aseguro que ayudará mucho el que las puedas escribir.