miércoles, noviembre 25

La ofensiva K contra la justicia encuentra escollos en la Cámara de Diputados

0
201
Legisladores opositores de la Cámara Baja ya acordaron en no apoyar el proyecto de Cristina para reformar la elección del Procurador

Luego de mas de ocho meses desde el día que el presidente envió al Senado el pliego de su postulante a la Procuración General de la Nación, Daniel Rafecas, continua en un cajón del Senado de la Nación y sin ser tratado. El oficialismo, que maneja con mayoría automática la Cámara alta bajo la tutela de la vicepresidenta Cristina Fernández, no convocó al candidato Rafecas ni siquiera a la primera audiencia pública para que responda preguntas referidas a su idoneidad para transformarse en el jefe de todos los fiscales. El Presidente ratificó dos veces que quiere al actual juez federal como Procurador.

Sin embargo, algo ocurre en la Cámara Alta que impide la aprobación del pliego. Tras las declaraciones de la ex diputada Elisa Carrió, en apoyo a la elección de Rafecas, al menos una parte de Juntos por el Cambio no sería un escollo en la votación. El problema estaría en alguien de su circulo cercano, la vicepresidente Cristina Kirchner, quien esquiva ese consenso y avanza con un plan paralelo al del Presidente. El viernes pasado, la Comisión de Justicia del Senado emitió un dictamen de un proyecto de Ley que busca instaurar una especie de “revolución en las normas que rigen al Ministerio Público Fiscal. Incluida la regla que dictamina con cuántos votos se designa al Procurador General de la Nación.

En lugar de dos tercios de los legisladores de la Cámara alta, el flamante proyecto K estipula que la elección del funcionario a ocupar ese cargo se obtendría con lo la mitad más uno de lo votos de los senadores. Es decir, treinta y siete votos. El Frente de Todos tiene esa mayoría novedosa. El escenario se complejiza. Si nuevo proyecto obtiene media sanción en el Senado como desea la vicepresidenta, el plan igualmente se trabará en la Cámara de Diputados.

Según pudo consignar Clarín, varios jefes parlamentarios de la oposición en Diputados ya consensuaron frenar el proyecto K para la Procuración General de la Nación. A eso se suma que el propio Rafecas, en diálogo con colegas del mundo jurídico y del poder político, dejó trascender su negativa a asumir como Procurador General de la Nación si no es elegido como tal por dos tercios de los votos de los senadores. Incluso lo ratificó en mensajes en sus redes sociales. Un amplio grupo de fiscales también emitió un comunicado en contra del nuevo proyecto de Ley K para el Ministerio Público.

“Nuestro bloque está absolutamente en contra de ese cambio de modificar la mayoría para nombrar al Procurador. El Presidente ha ratificado que quiere la candidatura de Rafecas. El Gobierno incluso ha dicho que no quiere cambiar los dos tercios. Entonces es el propio Gobierno el que debe demostrar que tiene un bloque de senadores que lo apoya. Esto es un problema más del oficialismo que de la oposición”, sostuvo el diputado de Juntos Por el Cambio, Mario Negri al mismo medio.

Existe una duda, aun imposible de dilucidar, respecto a cómo podrían votar otros legisladores que responden al ex ministro de Economía Roberto Lavagna. Si bien en la votación del llamado “impuesto a la riqueza” apoyaron al oficialismo, ya demostraron que en otras votaciones tenían autonomía respecto a los deseos del Frente de Todos.

Carrió explicó a Clarín que “la ley orgánica en el Ministerio Público fue redactada y construida entre todos los legisladores en su momento. Y creo que la votación en Diputados fue casi unánime. Justamente, porque entendimos que para que el Procurador tenga estabilidad en su puesto debe ser elegido con consenso entre oficialismo y oposición”.