sábado, julio 20

Las duras hipótesis sobre qué pudo haber pasado con los tripulantes del “submarino del Titanic”

0
96

Ya pasaron las 96 horas de reserva de oxígeno que se estimaba que tenían los pasajeros.

No queda mucho para la esperanza. El submarino Titan llevaba reservas de oxígeno para unas 96 horas cuando zarpó alrededor de las 8:00 de la mañana del domingo en el Atlántico Norte. Y ese plazo ya se agotó.

Aunque los expertos recalcaron que ese era un cálculo impreciso, y el tiempo podría alargarse si los cinco pasajeros tomaron medidas para conservar el aire. Tampoco se sabe si seguían con vida tras la desaparición del sumergible el domingo por la mañana.

Las perspectivas para los pasajeros son poco alentadoras: atrapados en un “tubo” austero de unos 7 metros de largo por tres de ancho, habrán vivido momentos de terror y claustrofobia.

Las duras hipótesis sobre qué pudo haber pasado con los tripulantes del “submarino del Titanic”

Entre las hipótesis que se manejan, está que el Titan podría haber sufrido un problema eléctrico. Entonces, los “depuradores” vitales diseñados para filtrar los niveles tóxicos de CO2 en espacios confinados ya podrían haberse apagado, lo que aceleraría la acumulación gradual de dióxido de carbono dentro del sumergible.

El Dr. Ken Ledez, especialista en medicina hiperbárica de la Universidad Memorial en St John’s, Newfoundland, dijo: “A medida que aumentan los niveles de dióxido de carbono, se vuelve como un sedante, se vuelve como un gas anestésico y te adormece”.

La inhalación de altos niveles del gas puede provocar hipercapnia, también conocida como toxicidad por dióxido de carbono. Altos niveles de CO2 afectan la actividad cerebral, el control muscular fino y el razonamiento. Entre otras consecuencias, genera dolores de cabeza, visión doble, pérdida de consciencia, hasta la muerte por asfixia.

Así es el Titan por dentro. (Foto: gentileza New York Post).
Así es el Titan por dentro. (Foto: gentileza New York Post).

Ledez explicó que quedarse sin oxígeno es un proceso gradual. “No es como apagar una luz, es como escalar una montaña: a medida que la temperatura se vuelve más fría y el metabolismo cae, [depende] de qué tan rápido ascienda esa montaña”, dijo.

El miércoles, el contraalmirante John Mauger de la Guardia Costera de EE. UU. dijo que había una serie de incógnitas en la misión de búsqueda y rescate. “No conocemos la tasa de consumo de oxígeno por ocupante en el submarino”, dijo a la BBC.

Las duras hipótesis sobre qué pudo haber pasado con los tripulantes del “submarino del Titanic”

El excapitán de submarinos de la Royal Navy Ryan Ramsey recalcó que otro desafío que la tripulación enfrenta es la hipotermia, en la que el cuerpo se enfría demasiado.

Los restos del Titanic yacen a unos 4000 metros de profundidad y según el Capitán Ramsey, si el submarino está en el fondo del mar, la temperatura del agua será de aproximadamente 0°C. Si se quedaron sin electricidad, también se quedaron sin calor.

Pero la hipotermia “podría ser su amiga”, dijo el Dr. LeDez. “Existe la posibilidad de que, si se enfrían lo suficiente y pierden el conocimiento, puedan sobrevivir. Los rescatistas lo saben”, dijo, y agregó que el cuerpo intentará adaptarse automáticamente para sobrevivir.

Pero en este caso, no podrían golpear el casco para hacer ruidos que ayuden a localizarlos. “Si están inconscientes, no podrán hacer mucho para ayudarse a sí mismos”, dice el Dr. LeDez.

Quienes son los cinco desaparecidos

A bordo viajaban el millonario británico Hamish Harding, presidente de la compañía Action Aviation; el millonario paquistaní Shahzada Dawood, vicepresidente de Engro, y su hijo Suleman; el experto buceador francés Paul-Henri Nargeolet; así como Stockton Rush, director general de OceanGate Expeditions, la compañía que opera el sumergible, y que cobraba 250.000 dólares por turista.