martes, marzo 5

Minar criptomonedas con desechos del agro:innovador proyecto de una empresa argentina

0
155

Hace tiempo que se viene cuestionando el impacto ambiental de minar criptomonedas. Para llevar a cabo esta actividad, se utilizan computadoras de alta potencia que realizan operaciones complejas y que consumen grandes cantidades de energía eléctrica. Estos equipos informáticos trabajan las 24 horas en espacios denominados “granjas”.

Frente a este panorama, la empresa Cryptogranjas ideó una alternativa para minimizar el impacto de minar criptomonedas. Y no solo eso, sino que también, en el camino, buscó una solución al tratamiento de los desechos del campo.

Cómo es el proceso para minar criptomonedas a partir de energía sustentable

La propuesta de Cryptogranjas es la siguiente:

  1. Se almacena el excremento y la basura en biodigestores
  2. Intervienen bacterias que utilizan estos desechos para generar gas metano
  3. Ese gas se utiliza para alimentar un motor que genera electricidad
  4. A su vez, alimenta las supercomputadoras llamadas mineros, que trabajan a altísima velocidad y desencriptan el código “blockchain”
  5. Las computadoras reciben bitcoins por hacer ese trabajo
Así es el proceso en una bio-criptogranja. (Foto: Gentileza Bio-cryptogranjas)
Así es el proceso en una bio-criptogranja. (Foto: Gentileza Bio-cryptogranjas)

José Sarasola, CEO de la compañía, explicó a TN: “En este momento estamos armando un centro de operaciones en Córdoba que va a ser abastecido en un 100% por energía a partir de estos desechos”.

Sarasola cuenta que él y sus dos socios, arrancaron su negocio en 2017, con la minería de bitcoins de manera tradicional. Luego de la pandemia, comenzaron a desarrollar este sistema de Bio-cryptogranjas.

Actualmente, tienen un partner que es Helios, una empresa de “energía limpia”. En su planta están desarrollando este primer centro de operaciones pero a futuro, la idea es montar Bio-cryptogranjas en distintos establecimientos ganaderos, criaderos de pollo, y cerdos, que generan una gran cantidad de desperdicios que hay que tratar de alguna manera.

CEO de Bio-criptogranjas en la planta de producción de energía a partir de biodigestores. (Foto: Gentileza José Sarasola)
CEO de Bio-criptogranjas en la planta de producción de energía a partir de biodigestores. (Foto: Gentileza José Sarasola)

Una clave para que el negocio sea rentable, según Sarasola, es que “todo esté en el mismo entorno, porque el costo del flete es carísimo”.

El proceso comienza cuando se retiran los desechos industriales de grandes fábricas, o desechos de criaderos intensivos de animales, que pasan a basurales y contaminan.

Estos desechos se colocan en galpones redondos, llamados biodigestores, donde mediante un proceso químico, distintas bacterias transforman esa basura en gas metano. Luego, ese gas pasa a ser energía eléctrica que alimenta super computadoras llamadas mineros. Cada vez que una de estas computadoras logran descifrar un código, se generan nuevas monedas digitales, llamadas bitcoins.

“Esto es un modelo que queremos replicar para todos los establecimientos ganaderos que tienen esta problemática. También se puede implementar en una fábrica de cerveza, por ejemplo, donde tienen muchos residuos orgánicos”, comenta Sarasola.

Otro punto clave que destacó Sarasola es que de esta forma se le estaría dando la posibilidad a muchos productores que están alejados de la red de poder aprovechar los biodigestores.

Biodigestores para alimentar a pueblos alejados de la red

De hecho, ya existen otros proyectos para alimentar de energía a pueblos y establecimientos con difícil acceso a la red a través de plantas de energía verde. Por ejemplo, en Córdoba un campo de mil hectáreas logró abastecer a dos pueblos de 4000 habitantes a partir de los puerines del criadero de cerdos.

La electricidad producida de esta forma proviene de la fermentación de residuos agropecuarios, por ejemplo, de silo de maíz y de cultivos de invierno, como la vicia y el centeno, picados combinados con la bosta del criadero, que genera metano.

La planta de producción de energía a partir de biodigestores. (Foto: Helios)
La planta de producción de energía a partir de biodigestores. (Foto: Helios)

El gas metano ingresa como combustible a motores que producen electricidad. La energía producida va a un transformador y luego se orienta hacia la cooperativa cercana que la ingresa al Sistema Interconectado Nacional.

El residuo del biodigestor se denomina digestato. Es un fertilizante orgánico que se vuelve a utilizar, completando así el esquema circular.

Los números del minado de criptomonedas a partir de biodigestores

Sarasola explicó a TN que es una inversión a largo plazo y que apuntan a nuclear a varios emprendimientos agropecuarios.

“Con 5 millones de dólares de inversión, se puede generar una planta de 2000 kilowatts, que puede abastecer un centro de operaciones de 560 computadoras”, indicó Sarasola. Los inversores reciben exactamente el porcentaje de las ganancias que corresponde al porcentaje de su participación en la planta.

“Se necesitan aproximadamente 4 mil toneladas mensuales de productos orgánicos en descomposición (material biológico), es decir, desperdicios”, indicó Sarasola.

Minar criptomonedas con los desechos del agro, el innovador proyecto de una empresa argentina

Para darnos una idea concreta, Sarasola explicó que un novillo de 450 kilos produce aproximadamente entre 30 a 35 kilos de excremento por día. En un mes produce 1000 kilos (una tonelada). 4000 vacas producen 4000 toneladas mensuales.

Sarasola comentó que han tenido un alto nivel de respuesta de las empresas y establecimientos que contactaron para comunicar el proyecto “que transforma la basura en riqueza”.

A partir de los desechos agropecuarios alimentan grandes computadoras de alta potencia. Cryptogranjas busca nuclear establecimientos que se sumen a la iniciativa con participación en la ganancia.