viernes, septiembre 30

Narcotráfico:Los vínculos de “Los Monos” con una cueva a 8 cuadras de Casa de Gobierno

0
279
El primer jefe de la banda, conocido como el «Viejo» Cantero, tuvo como principal objetivo, tras obtener su libertad condicional a mediados de septiembre del 2020, discutir sobre determinadas cuentas pendientes en una cueva financiera de la calle Florida 520. Las andanzas y los negocios para Ariel Máximo Cantero, el primer jefe de “Los Monos” -que fue encontrado responsable de ser miembro de una asociación ilícita- continuaron aún después de la obtención de su libertad condicional el pasado 23 de septiembre.

Según pudo saber Encripdata a partir de una fuente que conoce los negocios ilegales del microcentro porteño, el “Viejo” Cantero -apodo a través del cual es conocido- decidió, como primera medida luego de salir de la cárcel de Piñero, dirigirse a la “cueva financiera” de la calle Florida 520 para reclamar por un negocio mal hecho.

El responsable del inconveniente era Diego Xavier Guastini, financista, narco e informante de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y la Policía Bonaerense, quien fue asesinado el 28 de octubre de 2019 en Quilmes.

La estafa de Guastini, según consignó la fuente a Ecripdata, consistió en el ofrecimiento de un departamento en Puerto Madero y una Ferrari a un joven que tenía vínculos con “Los Monos”. A cambio de miles de dólares, la víctima accedió a llevar a cabo la operación para notar posteriormente que los bienes no contaban con todos los papeles.

A más de un año del crimen de Guastini y tras las idas y vueltas en la libertad condicional de Cantero, la estafa no pudo ser arreglada “en vida” por la persona responsable de operar con quien no debía.

Quien se encontraba al frente de la “cueva” al momento en que el “Viejo” fue liberado de la cárcel de Piñero, era Daniel Fernando García Acuña. Apodado y conocido por el círculo como “Nano”, decidió entregarle a Cantero tres departamentos de la calle Florida 520 -a ocho cuadras de la Casa Rosada– para que su amigo que había sido víctima de una estafa dejara atrás la bronca que había tenido con su anterior jefe, Guastini.

Las primeras andanzas de Ariel Máximo Cantero registradas en un expediente se remontan al 27 de agosto de 1999 cuando la Policía Federal (PFA) lo detuvo con 76 kilos de marihuana en Itatí. Tras estar cuatro años preso en Corrientes volvió a Rosario para convertirse en el primer líder de “los Monos”, rol que cedió cuando sus hijos Claudio, alias “Pájaro”, Ramón “Monchi” Machuca y Ariel, alias “Guille”, le demostraron que podían hacerse cargo.