Quién es Horacio Miró, el todopoderoso lobista con vínculos en Córdoba y Santa Fe

0
2066
El empresario estuvo siempre ligado a José Manuel de la Sota, pero tras su muerte se asoció rápidamente con el gobernador santafesino. Sus empresas están vinculadas al escándalo de Lavajato y a licitaciones sospechosasOperador, político, lobista y empresario. Así se podría definir en breves términos a Oscar Horacio Miró, el millonario dueño de las constructoras Britos SA y Basaa SA, que acaba de desembarcar con la recolección de basura en Neuquén.

De perfil extremadamente bajo, casi imperceptible ante el ojo público, Miró fue el “creador” de la candidatura de José Manuel De la Sota a Gobernador de Córdoba en 2011 (incluso viajó con él a España a buscar inversionistas para la campaña) y lo siguió hasta la muerte del justicialista, en 2018.

Tras esto, Miró viajó a Santa Fe. Irrefrenable, se encargó de “estructurar el financiamiento de la campaña” de Omar Perotti, antes candidato y ahora actual gobernador de la provincia.

Una muestra del bajo perfil del empresario es la medida cautelar que envió a Google para que su nombre no aparezca en el buscador

Miró opera desde las sombras, casi no hay imágenes suyas en Internet, sólo unas cuantas tomadas en 2014 cuando debió prestar declaración en el Caso Kolector. Ese año, el titular de esta firma recaudadora de impuestos, Hermann Karsten, le ofreció dinero del Gobierno oficial -según la acusación, a pedido de Miró- a varios periodistas para que dejaran de hablar críticamente de José Manuel De la Sota y de Juan Schiaretti; en cambio, sólo podrían hablar de ciertos temas que arreglarían con los asesores del ex Gobernador cordobés. El acuerdo, además, dejaba claro que debían hablar en contra de sus opositores.

Sin embargo, en un encuentro para entregar uno de estos sobornos, el periodista Tomás Mendez (ahora en C5N) filmó a Karsten, quien luego debió renunciar a la firma; y dejó al descubierto la maniobra del empresario Miró en connivencia con los dirigentes. La causa, finalmente, fue cajoneada. Era de las pocas veces que se fotografiaba al lobista.

Además de esta maniobra, también quedó en el ojo de la tormenta cuando se desató el escándalo Odebrecht-Lavajato. Una de las empresas constructoras sospechadas y que aparece cuatro veces en la causa por coimas es Britos SA (mencionada anteriormente), que estuvo a cargo de la construcción de los gasoductos troncales de Córdoba.

Después de que todo esto se supiera y de que varios medios locales y nacionales dieran a conocer públicamente a Miró, éste acusó a cuatro periodistas de medios cordobeses por daños y perjuicios en Comodoro Py. Además, y lo más curioso, intentó que Google ocultara su nombre para que no aparezca vinculado al Lavajato en el buscador.

Lo último que se sabe de “El Flaco” son dos cosas: primero que su empresa constructora Basaa SA quedó a cargo del manejo de parte de la basura en Neuquen, al tomar el control, de un día para el otro, del Complejo Ambiental Neuquén (CAN), que incluye desde el relleno sanitario hasta la planta de reciclaje, y el tratamiento de desechos patógenos, que estuvo siempre a cargo de Cliba-Tecsan, pero que pasó de manos en menos de medio año a Miró. Todo bajo un manto de sospecha ya que ni el secretario de Servicios Urbanos ni la subsecretaria de Ambiente de Neuquén, Silvia Gutiérrez, estaban al tanto de la transacción. “Todo se hizo desde Buenos Aires”, dijeron.

Oscar Horacio Miró (izq.) junto al ex gobernador cordobés José Manuel De la Sota

Lejos de la dirigencia política desde 2007, pero siempre trabajando con distintos funcionarios desde las sombras, ahora Miró es el encargado de las relaciones comerciales internacionales de Omar Perotti. De hecho, según indicó el periodista santafesino Coni Cherep, viajaron juntos a Medio Oriente para ver el “estado de los créditos de Santa Fe con Dubai y con Kuwait”.

De la mano de Miró, Perotti logró revertir unas elecciones en las que no lucía como el principal candidato para quedarse con la gobernación. Tras una primera vuelta ajustada, logró imponerse en la provincia, vencer por más de 5% a Antonio Bonfatti y permitir el regreso del peronismo a Santa Fe tras doce años de gobiernos socialistas.