Salta quedó entre las provincias con más muertes por COVID-19

0
374

Ayer se superaron las mil víctimas fatales por la enfermedad del coronavirus. El pico de fallecidos se dio entre la segunda semana de septiembre y la segunda de noviembre.

El 2 de diciembre hubo un homenaje a los 18 enfermeros fallecidos durante la pandemia en Salta. Javier Corbalán

Salta rompió la lamentable barrera del registro oficial de mil personas fallecidas por la COVID-19. Es una de las siete jurisdicciones del país que superan esa luctuosa cifra, lo que viene a refrescar que a pesar de que en las últimas semanas bajaron de manera significativa los contagios en la provincia, la pandemia sigue vigente y requiere responsabilidad colectiva para continuar con el desarrollo de actividades. 

Desde el Ministerio de Salud Pública dieron a conocer ayer el fallecimiento de dos pacientes por la enfermedad del coronavirus. De esa manera, suman 1.001 las víctimas fatales en estas latitudes. Ocurrió luego de tres días de no reportarse muertes.

Se notificaron, además, 33 nuevos contagios, para sumar 21.379 los casos confirmados de los cuales ya se han recuperado 19.000 (el 89% del total). 

En tanto, hay 79 pacientes internados en unidades de terapia intensiva (UTI), 17 de ellos con asistencia respiratoria mecánica.

A pesar de los esfuerzos que se hicieron para frenar la propagación del virus y su letalidad, se observa una relación si se quiere matemática en el avance de la enfermedad del coronavirus en el mapa epidemiológico argentino: a mayor población de un distrito, el contagio es más grande, al igual que la tasa de muertes. Salta es la octava provincia en cuanto a cantidad de habitantes. 

Aún así, esa lógica no se aplica en todos los casos. Hay localidades con alta densidad poblacional donde lograron contener de mejor manera a la COVID-19. 

En cuanto a los fallecidos por la pandemia, Buenos Aires llegó hasta ayer a 21.530 víctimas; Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 5.315; Santa Fe, 2.577; Córdoba, 2.315; Tucumán, 1.300 y Mendoza, 1.177.

En los cálculos estadísticos, Salta es la provincia con mayor tasa de letalidad, con el 4,67%. El número es alarmante, pero no dice mucho ya que se estima en relación a la cantidad de contagios que se detectan. En cualquier caso, lo que el porcentaje refleja es que todavía son pocos los testeos que se realizan.

Santa Fe, por ejemplo, que tiene la tercer mayor cantidad de muertes por COVID-19, cuenta con una tasa de 1,59% de fallecidos, que es un dato acorde al promedio que se informa en los países con una buena cantidad de diagnósticos. 

Si se observa la curva de contagios y fallecidos por la COVID-19 en Salta, el pico empieza a elevarse a gran velocidad desde la segunda semana de septiembre y tiende a aplanarse a partir de la segunda semana de noviembre. 

El 1 de septiembre se reportó un acumulado de 45 salteños muertos desde el inicio de la pandemia. Dos meses después se multiplicaron por 17 veces el número de víctimas para llegar a 787. La cantidad de nuevos infectados siguió el mismo patrón. Creció abruptamente en septiembre. El 18 de ese mes se llegó al récord de 492 casos y había una situación de colapso sanitario con un 93% de las camas UTI ocupadas. A partir de allí, y gracias al golpe de timón que se adoptó con el cambio de la cúpula del equipo sanitario de la provincia, los casos diarios fueron disminuyendo de manera paulatina.