Tras formar Gobierno, el régimen talibán prohibirá a las mujeres hacer deportes para que no “expongan su cuerpo”

0
126

El cricket es uno de los deportes favoritos en Afganistán pero para el grupo que gobierna no se ajusta a la Ley Islámica

El rol de las mujeres en la sociedad afgana bajo el régimen talibán que comienza se transformó en una incógnita desde el 15 de agosto, fecha en la que el grupo islamista se apoderó de Kabul. Sin embargo, ya instalados en el Gobierno comienzan a restringir las libertades del sexo femenino, pese a que habían manifestado lo contrario: en las últimas horas decretaron que no podrán jugar al Cricket ni a ningún otro deporte que “exponga sus cuerpos” o los muestre a los medios.

Así lo confirmó el vicejefe de la Comisión de Cultura del nuevo gobierno de Afganistán, Ahmadullah Wasiq, a la emisora australiana SBS News: ”No creo que a las mujeres se les permita jugar al cricket porque no es necesario que las mujeres jueguen al cricket”, indicó Wasiq, y continuó, sin dar demasiadas explicaciones: “Pueden tener que afrontar situaciones en que no estén cubiertos su rostro o su cuerpo. El islam no permite que las mujeres sean vistas así”.

Y concluyó: “Esta es la era de los medios y habrá fotos y videos, y la gente los mirará. El islam y el emirato islámico no permiten a las mujeres jugar al cricket ni a ningún otro tipo de deporte que las exponga”.

Tras la toma de Kabul, autoridades y voceros del grupo islamista se habían encargado de manifestar que rol de la mujer en la sociedad no sería fuertemente restringido como en el periodo anterior de 1996-2001 donde estuvieron en el poder. El talibán necesitaba ganarse el apoyo de una sociedad que los miraba con rechazo pero ya en el poder comienzan a demostrar que sus posturas no han cambiado mucho del Gobierno que cayó hace 20 años.

Esta situación encuentra explicación en la reciente formación del Gobierno talibán, confirmada en las últimas horas del día de ayer, en la que se evidencia que sus funcionarios principales pertenecen al ala dura del grupo, muchos de los cuales formaron parte del Gobierno estuvo al mando en el periodo anterior. Hasta el momento ninguna mujer forma parte del gabinete.

Lo cierto es que la restricción a practicar deporte, no es la primera que sufren las mujeres ya que en las tres semanas que llevan en el poder muchas personas del sexo femenino ya han denunciado que les han prohibido ingresar a sus ámbitos de trabajo. A su vez, las afganas podrán volver a los colegios y universidades bajo el condicionamiento de que deberán vestir una túnica abaya y un niqab que les cubra la mayor parte del rostro, a la vez que las clases se separarán por sexo o al menos divididas por una cortina.

Todas estas limitaciones, sumado a otras que se decretarán con el correr de las semanas ha llevado a decenas de mujeres a las calles para protestar contra los talibán. Sin embargo, el grupo de insurgentes islamitas puso freno a la sublevación de mujeres con gas lacrimógeno y proyectiles, según registró la agencia de noticias de Oriente Tolo News. “Usaron disparos y gases lacrimógenos para dispersarnos, incluso si cinco mujeres se reúnen en un lugar para protestar, las dispersan”, dijo el sábado una de las organizadoras de la protesta, que pidió preservar su identidad.