La autopsia a las víctimas del triple crimen de Melchor Romero: el asesino usó una cuchilla “como si fuese un látigo”

0
56

  • 2020-01-03

La autopsia de los cuerpos reveló cómo fue la mecánica del ataque, aunque todavía se investiga si el asesino usó una o más armas blancas.

Los vecinos de Melchor Romero todavía continúan conmocionados por el brutal triple crimen que sacudió a la ciudad, sucedido en medio de los festejos del Año Nuevo y en el que una mujer, su pareja y su pequeña nieta fueron asesinados a sangre fría. Mientras los agentes buscan al único sospechoso, hijo de Graciela Holsbak; los forenses realizaron la autopsia de los cuerpos hallados en la casa de 523 entre 164 y 165 donde todo ocurrió.

Los expertos revelaron que, de acuerdo con la mecánica del ataque, el agresor tenía cierta destreza en el manejo de cuchillos y «usó un arma con un filo notable y con unos 4 centímetros de ancho». El resultado de los estudios arrojó que los ataques fueron, en su mayoría, cortes y en lugar de puñaladas, por lo que el homicida habría utilizado un arma blanca «como si fuese un látigo».

Aunque los especialistas no coincidieron en todos los aspectos analizados, sí detallaron que Graciela y Raúl sufrieron heridas a la altura del corazón, coincidentes con cortes de ingreso lateral; mientras que Alma, de tan solo 5 años, murió por «una herida cortante en el cuello».

La investigación aún está en ciernes, pero el fiscal del caso, Marcelo Martini; y los agentes buscan con intensidad al hijo de Holsbak, un adolescente de 17 años que vivía con la mujer y su pareja y desapareció la misma noche en que ocurrió el brutal triple crimen. Según trascendió, el joven tendría conocimientos sobre el uso y manejo de armas blancas, aunque el fiscal dejó en claro que no se lo acusa de nada y que «como persona que vivía en la casa queremos tomarle testimonio».

Según detallaron los expertos, los crímenes habrían ocurrido en cuestión de minutos y las víctimas podrían haber estado dormidas al momento de los ataques, pero habrían intentado defenderse durante las agresiones.

En cuanto a las víctimas, el informe forense indica que Bravo recibió doce puñaladas y su cuerpo fue hallado envuelto en una sábana en la cocina de la casa; la mujer recibió la misma cantidad de puñadas y la pequeña fue degollada y metida en una bolsa, luego de que intentaran descuartizarla con una sierra.

Los cuerpos de las tres víctimas fueron hallados unas 18 horas después de ocurridos los homicidios, en la casa que Graciela y Raúl compartían y en la que Alma se había quedado para pasar las noche, tras los festejos por el fin de año. La desgarradora escena fue descubierta por la mamá de la nena, que enseguida dio aviso a la Policía y desató una intensa búsqueda del único sospechoso en la causa.