miércoles, septiembre 23

El anuncio del BCRA que pasó inadvertido y complicará a las empresas locales

0
96
A partir de hoy, las empresas ingresarán en una carrera contra el tiempo para renegociar el 60% de las deudas que tienen con acreedores internacionales, con el fantasma del default mordiéndoles los talones

Los anuncios sobre el dólar no sólo afectaron a los casi cinco millones de pequeños ahorristas que compraban regularmente los 200 dólares, sino también a las empresas que requerían divisas para poder cancelar deudas que contrajeron en el exterior.

Muchas compañías vislumbraron nuevas medidas restrictivas del Gobierno Nacional y por eso se apuraron a comprar divisas para cancelar deuda. Desde el comienzo de la gestión de Miguel Pesce, en el Banco Central sonaban advertencias acerca de que una parte sustancial de la demanda de dólares venía del apuro de las empresas por precancelar sus deudas en el exterior, por temor a una mayor devaluación o a restricciones cambiarias más duras.

Finalmente, estas medidas aparecieron: el Banco Central informó que les venderá a las empresas los dólares a precio oficial ($75,19) para el pago de intereses y hasta un millón de dólares por mes para hacer frente a su deuda (US$12 millones al año para pagar sus compromisos para una empresa grande es menos que una aspirina). Sin embargo, a partir del 15 de octubre, tendrán acceso al dólar oficial para cumplir con el 40% de la deuda y en el 60% restante empieza el conflicto serio.

De esta manera, las compañías tendrán plazo hasta el 15 de octubre para presentar un plan de “renegociación de sus respectivos pasivos externos, que permita acomodar su perfil de vencimientos a las pautas requeridas para el normal funcionamientos del mercado de cambios” según lo consigna un comunicado oficial del BCRA.

Esto obligará a las compañías a negociar en tiempo récord, pagar más caro o ir al default.

Tal como explica Daniel Fernández Canedo en Clarín, se estima que la deuda a refinanciar (ese 60% que exigirá el BCRA exigirá que refinancien) es de unos US$3.000 millones, que vencerían hasta el primer trimestre del año próximo.