lunes, mayo 27

El PRO instala un teléfono rojo y JuntosxCambio cierra una tregua,pero la unidad sigue a prueba

0
321

Los principales referentes de la coalición opositora completaron una seguidilla de reuniones. Buscarán reducir los cruces y concentrarse en el enfrentamiento con el Gobierno, al menos hasta que arranque el 2023.

Fue un martes cargado para Juntos por el Cambio: el PRO realizó una cumbre en la que acordó reinstalar un “telefono rojo” entre el bullrichismo y el larretismo, luego de que la tensión llegara al máximo la semana pasada. Los principales referentes de la coalición opositora realizaron luego un zoom por primera vez en dos meses. En ambos casos hubo acuerdo de palabra para reducir los enfrentamientos internos o al menos para evitar hacerlos públicos, pero la unidad y la convivencia quedaron ahora a prueba.

Pese a que la reunión del PRO había sido convocada por Mauricio Macri, finalmente se buscó un terreno neutral que no pintara al expresidente como el líder del espacio: no fueron en sus oficinas en Olivos, sino en un hotel del centro porteño. “Hemos establecido un mecanismo de coordinación entre los precandidatos del PRO que evite tensiones innecesarias”, comunicó el partido.

De hecho, el mecanismo ya existía y lo aplicaron en la campaña del 2021 Gerardo Milman -mano derecha de Patricia Bullrich- y Fernando Straface -secretario General y Relaciones Internacionales porteño, integrante de la mesa chica de Horacio Rodríguez Larreta y su potencial canciller en un posible Gobierno nacional.

“Es un teléfono rojo entre los dos para que cuando pase algo ponernos a bajar las tensiones, que dejó de tener la fluidez que tenía y tenemos que recuperar”, dijo Milman a TN. Ambos dirigentes quedaron en reunirse la semana que viene y ya comenzaron las charlas entre ambos espacios para concretar un encuentro privado entre Bullrich y Larreta.

El PRO se reunió en una cumbre para bajar las tensiones internas (Foto: Prensa PRO).
El PRO se reunió en una cumbre para bajar las tensiones internas (Foto: Prensa PRO).

Será una tregua, al menos, hasta que comience el 2023. “Llegamos a un consenso de que la semana pasada alcanzamos un límite peligroso, no porque no fuéramos a partir, sino por la lectura social”, dijo uno de los dirigentes que estuvo en la cumbre PRO.

Pero la reunión del PRO terminó con tres candidatos presidenciables: el presidente del bloque en Diputados, Cristian Ritondo, que ofició de vocero del encuentro, afirmó que el partido “tiene tres candidatos que mostraron grandes aspiraciones y son muy valiosos”. Son Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, que por impulso de Macri está cada vez más lanzada. Ritondó excluyó al expresidente de la lista porque “nunca dijo que quería ser (precandidato)”. Lo definiría a principios del año que viene.

En ese sentido, los referentes del PRO acordaron armar además una “mesa técnica” entre los equipos de los tres presidenciables para intentar coordinar agendas.

Todos los presentes coincidieron que el encuentro se desarrolló en un buen clima: si hubo cruces, se encargaron de coordinar esa lectura. En el escueto comunicado que enviaron, además de ratificar el compromiso de la unidad del PRO y JxC, buscaron sacar el foco de la interna: se centraron en la situación económica y acusaron al Gobierno de preparar una “bomba” para el próximo Gobierno.

El zoom de Juntos por el Cambio

Como la campaña anticipada sigue complicando la coordinación de agendas, los principales referentes de Juntos por el Cambio se reunieron a las 18 a través de zoom. La última vez que se había reunido la Mesa Nacional había sido el 24 de agosto, y esta vez estuvieron “todos”, incluido Mauricio Macri, que no participaba desde abril.

Estuvieron los cuatro presidentes de los partidos, Bullrich (PRO), Gerardo Morales (UCR), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) y Miguel Pichetto (Encuentro Federal); Larreta como jefe de gobierno porteño y la exgobernadora bonaerense, Vidal; los otros dos mandatarios radicales, Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza), y los jefes de todos los bloques parlamentarios de la coalición, entre otros.

Una vez más, el mensaje de los dirigentes fue que no hubo grandes enfrentamientos ni pases de factura. Según dijo a TN uno de los referentes partidarios que participó del zoom, Patricia Bullrich reconoció que el PRO había generado los principales enfrentamientos dentro de JxC en las últimas semanas y comunicó el acuerdo al que habían llegado por la mañana en la cumbre del partido.

El cierre de campaña de Juntos por el Cambio del 2021 en Buenos Aires (Foto: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni).
El cierre de campaña de Juntos por el Cambio del 2021 en Buenos Aires (Foto: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni). Por: EFE Servicios

Mauricio Macri se limitó a saludar y no tuvo cruces con los referentes de la Unión Cívica Radical, que con Gerardo Morales a la cabeza, eligió al expresidente como principal blanco de sus disputas dentro de la coalición opositora.

Juntos por el Cambio emitió medido, con características similares al del PRO: ratificó la “cohesión y la coherencia” de la coalición opositora, “más allá de las legítimas diferencias” entre los distintos partidos que la componen.

Pero luego se enfocó en celebrar el fallo de la Corte Suprema sobre el Consejo de la Magistratura contra el kirchnerismo y en trasmitir fuerte preocupación por la situación económica del país, fundamentalmente la inflación.

Juntos por el Cambio y el PRO buscan así volver a centrarse en la coyuntura y en el enfrentamiento con el Gobierno: “Tenemos que abandonar las discusiones endogámicas y salir de la interna hacia adelante”, concluyó un dirigente que estuvo en ambas cumbres.