Salteños que navegaban alrededor del mundo, naufragaron entre Samoa y la Polinesia

0
213

Si bien llegaron en buenas condiciones a destino, las autoridades locales no les permitieron entrar a puerto. Deambularon durante horas, hasta que chocaron contra un banco de coral. Ahora, el Gobierno de Samoa les exige un pago de 20.000 dólares “por los daños e inconvenientes ocasionados”, relataron. Están desesperados: “Por favor ayúdanos a superar esta desgracia”, escribieron en su cuenta de Instagram.

Salteños que navegaban alrededor del mundo, naufragaron entre Samoa y la Polinesia

Esteban y Francisco Gálvez son dos hermanos salteños que desde hace tiempo recorren el mundo en una embarcación llamada Volunteer. La aventura los llevó a recorrer los mares desde la Polinesia Francesa hasta Samoa Americana. Vivieron días espléndidos, pero también tuvieron que sortear jornadas de mal tiempo hasta llegar a destino, después de 20 días de recorrer parte del Pacífico. Sin embargo, lejos de relajarse en ese preciso punto del mapa mundi comenzaron sus desventuras. “El capitán de puerto no nos dio permiso para amarrar a un muelle seguro o a una boya de cuarentena. Dijo que necesitaba la autorización de la oficina del gobernador, por lo que nos ordenó abandonar el puerto y salir a la deriva hasta nuevo aviso”, contó Esteban, en las redes sociales.

«Por favor ayúdenos», escribieron en Instagram. De los 15.000 dólares puestos como objetivos en una posteo dstinado a recaudar el monto para poder salir de Samoa, llevan recolectada la mitad:  https://gofund.me/ff4dffe8


La orden fue terminante, por lo que los hermanos Gálvez anduvieron a la deriva en aguas internacionales por más de nueve horas. El cansancio, la tensión y la incertidumbre hicieron efectos y comenzaron a hacer mella en sus cuerpos. “Nos pusimos en contacto con el control del puerto una y otra vez y le dijimos que estaban poniendo nuestras vidas en peligro. Cuando cayó la noche, teníamos miedo por nuestra seguridad y la seguridad de nuestro bote, así que tratamos de buscar refugio de todos modos”, relató el joven. Pese a la prohibición, relató que navegaron de regreso al puerto echaron ancla. Las autoridades locales no tardaron en enviar una patrulla para interceptarlos y escoltarlos nuevamente hacia aguas abiertas.

Samoa Americana​ o Samoa Estadounidense​​ es uno de los catorce territorios no incorporados de los Estados Unidos de América. Es uno de los 17 territorios no autónomos bajo supervisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas. Está localizado al oeste de las Islas Cook, al norte de Tonga, a 500 km de Tokelau hacia el sur, y al este de las islas de Wallis y Futuna. Su capital y localidad más poblada es Pago Pago, en la isla de Tutuila.


“Intentamos escapar de la corriente y del arrecife de coral, pero finalmente, sin diesel ni energía, nuestras mentes cayeron bajo una fatiga extrema. Volvimos a la deriva y chocamos contra el arrecife de coral. Tomamos la radio y gritamos por ayuda. Estábamos desesperados. Luego, un bote de la policía se nos acercó y nos ordenó que abandonemos el barco y nademos hasta la orilla. Nos lastimamos gravemente al caminar y nadar a través del coral y escalar los acantilados”, detalló Esteban.
Ahora las autoridades de Samoa Americana los hacen responsables de todo lo sucedido y les exigen que “limpien el desorden”. Esto podría costarle a los Gálvez alrededor de $ 20.000 dólares.
“Hemos perdido todo lo que teníamos. Hemos perdido a nuestra hermosa Volunteer. No tenemos recursos para responder a su reclamo. Estamos devastados. Por favor ayudenos”, dieron desesperados.