lunes, junio 17

Cómo el cambio climático está cambiando la forma en la que soñamos

0
131

Las noticias sobre los cambios que está sufriendo el planeta son cada vez más comunes y estas afectan a las personas de forma consciente e inconsciente

Un rescatista ayudado por un perro busca personas en el sitio donde ocurrió un deslave provocado por las fuertes lluvias en Yecheon, Corea del Sur. (Yun Kwan-shick/Yonhap vía AP, archivo)

Un rescatista ayudado por un perro busca personas en el sitio donde ocurrió un deslave provocado por las fuertes lluvias en Yecheon, Corea del Sur. (Yun Kwan-shick/Yonhap vía AP, archivo)

El calentamiento global se ha convertido en una realidad ineludible que no solo afecta nuestra vida diaria, sino también nuestros sueños. Según un estudio reciente, más de un tercio de las personas en los Estados Unidos han soñado al menos una vez en su vida con el cambio climático.

Las noticias sobre los cambios que está sufriendo el planeta son cada vez más comunes . Este jueves se conoció que julio ha sido el mes más caluroso a nivel global desde que se tienen registros, con una temperatura promedio de 16,95 grados celsius, según advirtió la Organización Meteorológica Mundial (OMM) tras recibir los datos provisionales del Servicio de Cambio Climático Copérnico de la Unión Europea. Y en Estados Unidos unas 170 millones de personas, más de la mitad de la población, están bajo alerta por el “calor extremo” en el país.

Estos cambios que sufre el planeta afectan a las personas, incluso de formas aparentemente no conscientes. Según un artículo de la revista Time, Martha Crawford, una trabajadora social clínica con licencia, comenzó a tener sueños sobre el cambio climático hace unos 11 o 12 años. Estos sueños, a diferencia de muchos de los que había recordado antes, no eran fragmentados o sin sentido, eran “muy explícitos”. En uno de ellos, estaba leyendo un libro de texto sobre el calentamiento global y luego lo arrojaba detrás de su sofá, pretendiendo que no existía. En otro, estaba sentada en una conferencia impartida por un científico del clima. Pero el profesor comienza a gritarle por no prestar atención, y ella reprueba el curso. Estos sueños la inspiraron a iniciar el Proyecto de Sueños del Clima en 2019, un espacio donde las personas pueden compartir anécdotas de sueños climáticos, en su mayoría de forma anónima.

El estudio de los sueños puede ser escurridizo. No siempre los recordamos, y su interpretación es altamente subjetiva. Sin embargo, según una encuesta realizada a 1.009 personas por The Harris Poll en junio y la revista Time, más de un tercio de las personas en los EEUU han soñado sobre el cambio climático al menos una vez en sus vidas. La prevalencia de los sueños climáticos disminuye con la edad: el 56% de las personas entre 18 y 34 años dijeron que habían tenido al menos un sueño climático en su vida en comparación con el 14% de las personas mayores de 55 años. Los hombres parecen soñar más sobre el cambio climático que las mujeres. Y los afroamericanos sueñan con este temática mucho más que las personas blancas.

Un árbol quemado se ve en el poblado de Asklipio, en la isla griega de Rodas, en el sureste de Grecia, que sufre su tercera ola de calor seguida (AP Foto/Petros Giannakouris)

Un árbol quemado se ve en el poblado de Asklipio, en la isla griega de Rodas, en el sureste de Grecia, que sufre su tercera ola de calor seguida (AP Foto/Petros Giannakouris)

El cambio climático es ahora parte del zeitgeist, dijo Alan Eiser, psicólogo y profesor clínico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan en Ann Arbor a la revista Time. “Es parte de lo que estamos viviendo y atravesando, por lo que debe impactar los sueños”, dijo Eiser.

Para muchas personas, particularmente de las llamadas Generación Z (nacidos entre 1996 y 2010) y Baby Boomers (1946-1964), el cambio climático provoca malos sueños: el 44% de los encuestados de Gen Z dijeron que sus sueños evocaban emociones negativas (en lugar de positivas o neutrales); el 41% de los Boomers dijo lo mismo. Eso se compara con el 24% de los Millennials (1980-1995)y el 34% de los Gen Xers (1965-1979). Para ambas generaciones, las emociones positivas fueron mucho más comunes; el 41% de los encuestados de Gen X, por ejemplo, tuvo buenos sueños climáticos en comparación con el 35% de los Gen Zers y el 20% de los Boomers. Pero nadie está teniendo más sueños climáticos positivos que los Millennials. En este grupo, el 54% de los encuestados indicó que sus sueños tenían emociones positivas.

Los sueños climáticos pueden ayudar a las personas a sentirse motivadas para proteger el mundo que les rodea, agrega Crawford.

“Nuestros sueños a menudo nos muestran que estamos inmersos en una relación continua con nuestro hábitat. Ahora, muchos de estos sueños pueden fortalecer a las personas y ayudarles a encontrar esperanza”, dijo Crawford al medio estadounidense.

Imagen de archivo de humo saliendo de una chimenea (REUTERS/Yves Herman)

Imagen de archivo de humo saliendo de una chimenea (REUTERS/Yves Herman)

Estudiar los sueños ayuda a las personas a entender mejor cómo el mundo les afecta emocionalmente. Esto es particularmente cierto para cosas fuera del control de un individuo, como los impactos del cambio climático. Parte de navegar la crisis climática a través de los sueños, dice Crawford, es ser “capaz de aceptar los aspectos de la vida, el mundo y nuestro entorno habitable sobre los que no tenemos control”.

Quizás los sueños puedan enseñarnos algo sobre cómo lidiar con el cambio climático, dice Tore Nielsen, director del Laboratorio de Sueños y Pesadillas y profesor de psiquiatría en la Universidad de Montreal. Los sueños han inspirado, después de todo, innovaciones que van desde la máquina de coser hasta la Tabla Periódica. Cuando se trata del cambio climático, quizás el pensamiento lógico no ha funcionado tan bien, dice Nielsen. Quizás “necesitamos más enfoques, como un enfoque orientado a los sueños”.