Echaron deDiputados a la asesora que defiende al jefe de“la banda de los copitos”

0
120

Se trata de Brenda Salva, quien asesoraba a una diputada de Juntos por el Cambio en temas de Discapacidad

La asesora de la una diputada de Juntos por el Cambio fue echada de su cargo en la Cámara Baja luego que se conociera que había tomado la defensa del jefe de “la banda de los copitos”, Nicolás Gabriel Carrizo, acusado de haber formado parte del frustrado plan de asesinato de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

La ahora ex asesora es Brenda Salva, quien asesoraba en temas de discapacidad a la diputada nacional Karina Bachey.

Salva, al tiempo que desempeñaba como asesora de Bachey en la Comisión de Discapacidad, trabajaba como abogada en el estudio de Gastón Marano, quien también defiende a Carrizo y coincidentemente se desempeñaba como asesor de la Comisión Bicameral Permanente de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia.

De esta manera, ambos abogados de Carrizo hacían las veces de asesores de diputados de Juntos.

Según se conoció en las últimas horas, Marano fue recomendado para trabajar allí por Ignacio Torres, un senador nacional del PRO, que luego se desentendió de su asesor, reconociendo que se lo habían recomendado en la propia Cámara de Diputados como “un especialista en geopolítica e inteligencia”.

El rol de Carrizo en la planificación

Si bien ambos abogados aseguraron ante los medios que su defendido no había participado de la planificación del intento de asesinato, las pericias a su teléfono celular terminaron complicando su situación procesal, ya que se demostró que horas después del ataque fallido el sospechoso le reconoce a una persona, a la cual tiene agendada con el nombre de “Jony white”, que estaba “pensando en matar al jefe de La Cámpora esta vez”.

“Están llegando todos. Vamos a tener una reunión grupal”, escribió el sospechoso a las 23:40 de aquel primero de septiembre, apenas dos horas después de que Fernando Sabag Montiel gatillara una pistola Bersa calibre .32, cargada y apta para el disparo, a centímetros del rostro de la ex presidenta.