Caputo celebró que las prepagas deban retrotraer sus aumentos: “Es un gran alivio para la clase media”

0
209

El ministro de Economía había sido el primero en pronunciarse contra las empresas de medicina privada que habían elevado sus cuotas más del 160% en los últimos tres meses.

Ante la resolución del Gobierno nacional que obliga a retrotraer los aumentos en las cuotas de la medicina privada a diciembre por considerarlas un exceso. El ministro de Economía, Luis Caputo, celebró la medida declarando que es “un gran alivio para la clase media”,

Es que el funcionario fue uno de los primeros en cuestionar a las firmas por las subas desmedidas al indicar que si bien el decreto de necesidad y urgencia (DNU) 70/2023 firmado por el presidente Javier Milei, había desregulado los valores para el sector, a las empresas “se les recontra fue la mano”.

De hecho, fue el titular del Palacio de Hacienda quien denunció a través de sus redes sociales una “cartelización” en el sector de la medicina privada, tema que fue llevado a la Justicia por el Gobierno días atrás, al sostener que los titulares de las principales compañías acordaron de forma espuria los aumentos al unísono para evitar la libre competencia.

Prepagas deben retrotraer precios fuertemente de acuerdo al dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia”, escribió Caputo en su cuenta de X (ex Twitter) al conocerse la medida del Ejecutivo nacional.

En ese mismo mensaje felicitó al equipo que depende de su cartea, “Gran trabajo Juan Pazo y Pablo Lavigne en la Secretaria de Comercio, utilizando las herramientas institucionales como corresponde, y por supuesto un gran alivio para la clase media”, concluyó el ministro.

La polémica había comenzado cuando durante una entrevista televisiva el ex ministro de Mauricio Macri, habia indicado que las subas en la medicina privada habían sido desmedidas y que “las prepagas le están declarando la guerra a la clase media”, esta frase resonó tanto en el ámbito de las empresas como en el oficialismo que trabajó para poner un freno a las alzas a pesar de considerar que el Estado no debe intervenir en la regulación del mercado.