miércoles, febrero 28

EVANGELIO DEL DÍA

0
234

EVANGELIO DEL DÍA🌾

Mateo 24,42-51:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre. ¿Dónde hay un criado fiel y cuidadoso, a quien el amo encarga de dar a la servidumbre la comida a sus horas? Pues, dichoso ese criado, si el amo, al llegar, lo encuentra portándose así. Os aseguro que le confiará la administración de todos sus bienes. Pero si el criado es un canalla y, pensando que su amo tardará, empieza a pegar a sus compañeros, y a comer y a beber con los borrachos, el día y la hora que menos se lo espera, llegará el amo y lo hará pedazos, mandándolo a donde se manda a los hipócritas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.»

Palabra del Señor
🌾 MEDITACION DEL EVANGELIO🌾

Mt. 24, 42-51:

💫Estén prevenidos, nadie sabe el día.

1) Atento:

Es lo primero que apuntala Jesús, en prevenirte. Estate atento porque, que Jesús viene, viene. Este ritmo que llevamos de vida nos lleva a olvidarnos de que hay que vivir el día al estilo UPU: único, primero y último. No te acostumbres a la vida porque no sabes cuándo termina, pero sí podés disfrutarla (y más cuando estuvo la muerte cerca).

2) Que te encuentre ocupado:

¡Vamos! No te achanches, labura. La vida interior también es exigente. Trabaja tu interior, tu espiritualidad, tu silencio. Trabaja tu persona, si no, de qué te vale ser un cura famoso o un médico prestigioso si sos más ogro que Shrek (el de la película). ¿De qué te vale gozar de buena vida si ni siquiera saludas a tus hijos? ¡Vamos! Labura tu interior para tener tu alma preparada cuando tengas que partir de este mundo.

3) Hipócritas:

Cuando uno le mete mucho a las fiestas y al desorden de vida es porque le resbalan las cosas o porque no sabe enfrentarlas. Es el sistema “borracho”, porque necesita del alcohol para decir las cosas. Vos no tenés que ser así. Pedí ayuda y enfrenta a la vida, para luego amigarte con ella. Vos y la vida son una unidad, que caminan juntos hacia la felicidad. No seas hipócrita, porque es andar con caretas en la vida, creyéndose que anda de felicidad en felicidad. Sácate la careta que nosotros, como Iglesia, te vamos a ayudar. Hasta el cielo no paramos.